Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, recibió hoy el "no" de los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos para formar un nuevo Ejecutivo, mientras los socialistas anuncian que no renuncian a intentarlo, aunque no "a cualquier precio".

El líder de Podemos (izquierda antiausteridad), Pablo Iglesias, y
de Ciudadanos (liberales centristas), Albert Rivera, participan por
primera vez en negociaciones para formar Gobierno tras los comicios
del 20 de diciembre, en las que estos dos partidos se convirtieron
en tercera y cuarta fuerza política y el PP ganó, pero quedó lejos
de la mayoría
para gobernar en solitario.

El Partido Popular (centroderecha), encabezado por Rajoy,
consiguió 123 escaños, en un Congreso donde la mayoría absoluta está
fijada en 176
, por lo que necesita pactar con otras formaciones para
formar un nuevo Ejecutivo.

El líder de Podemos (69 diputados), Pablo Iglesias, señaló tras su encuentro con Rajoy que su prioridad es que el Parlamento
elegido en las urnas funcione y dé respuesta a la actual situación
de "emergencia social".

Por su parte, el líder de Ciudadanos (40 diputados), Albert Rivera, también transmitió a Rajoy que votarán "no" a su investidura, pero se mostró dispuesto a abstenerse si el PP logra pactar con algún partido para poner en marcha la legislatura.

El "no" de Ciudadanos y Podemos se une al que recibió la pasada semana el Partido Popular por parte del socialista PSOE, segunda
fuerza más votada,
con 90 diputados.

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez, anunció este martes ante el
Comité Federal del PSOE -máximo órgano del partido-, que asumirán la
responsabilidad de buscar una nueva mayoría "progresista" y de
"izquierdas" si el PP agota sus posibilidades.

Sin embargo, el líder socialista insistió en que no lo harán "a
cualquier precio" y advirtió que no negociarán ningún acuerdo que
ponga en peligro la integridad territorial de España.