Escucha esta nota aquí

La demanda marítima boliviana genera cada día más susceptibilidades dentro de la política chilena. Por un lado, el legislador Lautaro Carmona admitió ayer a este medio que hay en el Congreso de su país un grupo que apoya la demanda boliviana, pero es minúsculo y sin soberanía. Por otro, el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami retrocedió en su pedido de mar para Bolivia y se alineó a la posición de la mandataria Michelle Bachelet.

Si bien en el aparato político chileno existe una mayoría que rechaza de ceder a Bolivia un territorio marítimo con soberanía, hay grupos radicales que piden lo contrario, incluso dentro del Congreso del vecino país.

El diputado chileno Lautaro Carmona es cuidadoso al abordar este asunto. Para él es algo complejo, lo reconoció, pero comparte la iniciativa de resolverlo por la vía del diálogo. “Es importante resolver el problema del mar de Bolivia, porque no es un país que haya nacido así y eso afecta no solamente su economía sino también su cosmovisión”, detalló.

El legislador reconoció que hay un grupo minoritario en el Congreso que apoya a Bolivia, pero también admitió que en Chile es “imprescindible” manejar un solo discurso respecto al tema marítimo. Carmona, que es un líder del Partido Comunista de Chile, viajó en enero a La Habana para explicar la posición chilena en el parlamento cubano.

Jorge Tarud, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, dijo que no habrá “ningún castigo” a los que apoyan a Bolivia, sino que “simplemente serán juzgados por la población”.

Pese a eso, el ex candidato Enríquez Ominami retrocedió ayer en su cuenta de Twitter. Su disidencia sorprendió. El político fue atacado por Tarud por apoyar a Bolivia en su pedido de regresar al mar y por sus constantes viajes a La Paz para reunirse con Morales.

El opositor salió al paso y dijo: “Nuestra posición ante La Haya es una, la de la presidenta, el interés de Chile: ganar”, escribió en su Twitter.
Hasta hace poco los diputados Hugo Gutiérrez, Sergio Aguiló y Cristina Girardi también apoyaban a Bolivia. Igual, los alcaldes de Iquique, Jorge Soria, y el de Calama, Esteban Velásquez. La líder de la Casa Bolívar, colectivo que agrupa a 48 sectores sociales de Chile, Owana Madera, afirmó que no retrocederán en su apoyo a Bolivia y acotó que les tiene “sin cuidado” la posición de Tarud