Opinión

cara a cara

El Deber 14/9/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

El enorme edificio de la Unasur le costó más de 60 millones de dólares al Estado boliviano. Tiene modernos salones y hasta un helipuerto para cinco naves, pero no está aún ocupado por el desmembrado grupo de 12 gobiernos con los que nació hace años este bloque. Acaba de ser estrenado en un momento en el que seis de sus miembros decidieron alejarse por desencuentros ideológicos. ¿Qué se puede decir cuando en Bolivia se hace un millonario gasto en una megaobra como esta, pero hay hospitales en los que los médicos trabajan gratis o universidades en las que los catedráticos no reciben un centavo de sueldo? Pues, que simplemente vivimos en un país al revés. De todos modos, ya tenemos un lindo lugar para celebrar nuestros cumpleaños, si sirve como consuelo.

Cochabamba celebra hoy el 208 aniversario de su efeméride departamental y estrenará casi 300 obras. El festejo se da en un momento de profunda crisis de su Alcaldía y de una electoralización del país que genera polarización. La bella región del pique a lo macho, el silpancho y el trancapecho es un puntal en la vida de los bolivianos. En la capital cruceña radican más de 400.000 cochabambinos que aportan con su talento al desarrollo del departamento. Hoy hay grandes motivos para gritar: “¡Viva Cochabamba mayllapipis!”.

También los futboleros nos aprestamos a recordar los 25 años de la hazaña más importante de la historia del fútbol boliviano. De la mano de Azkargorta, todavía resuena la clasificación al mundial de EEUU de aquella inolvidable selección de Trucco, Rimba, Quinteros, Sandy, Cristaldo, Borja, Baldivieso, ‘Platiní’ Sánchez, Melgar, Etcheverry, Álvaro Peña, Ramallo y todos los muchachos de entonces que nos hicieron vibrar. Gracias a todos por hacernos felices!