Escucha esta nota aquí

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, sostuvo que las aguas en Cobija, Pando casi volvieron a la normalidad. Pese a ello, indicó a EL DEBER, se mantienen las 22.000 familias damnificadas en todo el territorio nacional. 

"La tendencia es que disminuya la intensidad de las lluvias, pero estamos atentos a las regiones del norte de La Paz, la parte sur de Cochabamba y también Santa Cruz. Lo cierto es que las aguas bajan, pero continuamos ayudando a los afectados", precisó el funcionario en contacto telefónico. 

Informó también que son 80 mil municipios en el país que todavía sufren las inclemencias del tiempo con más de 10.200 hectáreas de cultivos dañados. En el caso de Pando, se iniciará con tareas de limpieza y el despliegue de brigadas de salud. 

"Las aguas del río Acre están casi en su mismo nivel desde el día sábado, pero nosotros seguimos trabajando. Hasta el momento fueron siete vuelos con 28 toneladas (de víveres) y enviaremos otro vuelo con otros insumos para sobrepasar las 30 toneladas", afirmó Cabrera.

Explicó que hasta el momento existen 28 víctimas fatales en el país a causa de las lluvias y que la evaluación muestra que las contingencias son menores a las registradas durante 2014, cuando Beni fue la región más afectada.