Escucha esta nota aquí

El libre tránsito que Chile otorga a Bolivia para el uso de sus puertos, según lo estableció un tratado suscrito en 1904, enmarca una intensa actividad comercial pero también una relación conflictiva entre autoridades locales y operadores que consideran abusivas algunas normas.

"La no existencia de relaciones diplomáticas con Bolivia genera estos desencuentros, porque (con ellas) podríamos mejorar mucho en temas de fronteras, aduanas o transporte", dijo el embajador de Chile en misión especial por la demanda marítima boliviana, Gabriel Gaspar.

Los problemas, según quienes los viven, se vienen agudizando desde el 2013, cuando Bolivia demandó a Chile ante la Corte de La Haya para que el tribunal obligue a Santiago a negociar con nuestro país y a devolver una salida soberana al mar