Escucha esta nota aquí

El Procurador General del Estado, Héctor Arce, atribuyó los males de la justicia en Bolivia a magistrados similares a Gualberto Cusi, que hoy puso en duda la independencia de ese Órgano ante la Comisión Intermericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington. 

"Por magistrados como Cusi fracasó la reforma judicial en Bolivia", cita una nota de prensa de esa instancia gubernamental. Lo mismo decía un tuit que escribió la autoridad, pero que después borró por detallar erróneamente el nombre del tribuno. 

Conoce más: Cusi denuncia acoso del Gobierno ante la CIDH

Hoy Cusi y Ligia Velásquez, que renunció a su cargo en el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), por un proceso por responsabilidades en el Legislativo, denunciaron la injerencia política del actual Gobierno ante el organismo dependiente de la OEA. 

"Pobre de aquel juez, vocal o fiscal que se oponga al Gobierno, es inmediatamente perseguido. Es decir, en Bolivia, los procesos judiciales no se ganan en derecho y justicia, en Bolivia se ganan por injerencia política", exclamó Cusi dentro de la audiencia. 

Lee también: Bolivia afronta 30 causas por vulnerar derechos

En defensa del Estado, Arce cuestionó el rol de algunos malos magistrados electos por el voto popular, como, "que lamentablemente asumieron posiciones políticas y conductas erráticas que buscaban fines políticos, llevando al fracaso la Reforma Judicial".

Admitió también que la administración de justicia "está en crisis" y que un tema pendiente en el país es la transformación de ese Órgano, con el destierre los peores males que tiene como la retardación, corrupción, impunidad, entre otros.

Puedes ver: La CIDH inicia sesiones por DDHH en la región

El Procurador rechazó enfáticamente las acusaciones del magistrado Cusi, en sentido de que habrían “mafias y redes de extorsión desde el Gobierno”, a lo que el tribuno respondió que "magistrado, juez que no se someta, es procesado".

En la Audiencia Temática se celebró este viernes en Washington DC (EEEUU), durante su 156º Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se espera que desde esa instancia emanen recomendaciones al Estado.