Escucha esta nota aquí

Se han recuperado un centenar de cadáveres del mar, pero el saldo final puede ser de cientos de personas ahogadas cuando los dos barcos en los que huían de la guerra en Siria y el África Subsahariana se hundieron frente a las costas libias, informaron fuentes europeas.

Según las mismas, el primero de los barcos en zozobrar y hundirse transportaba a 50 personas y el segundo a cerca de 400, en su mayoría procedentes de Siria, Pakistán, Bangladesh y diferentes países de África.

Servicios de guardacostas libios trabajan a destajo desde la noche pese a la carencia de medios en busca de supervivientes y cadáveres, algunos de los cuales han sido ya trasladados a hospitales de las ciudades costeras de Zauara y Sabratha, situadas al oeste de Trípoli.

Responsables del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el puerto de Zauara explicaron a la prensa local que cerca de 90 cadáveres han sido ya recuperados y que se teme que alrededor de un centenar más de personas, que al parecer viajaban hacinadas en la bodega, estarían desaparecidas.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) elevó a cerca de 200 el número de personas ahogadas en el Mediterráneo en las últimas horas, cifra que no ha sido confirmada aún por las autoridades locales.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 fuerzas rebeldes apoyadas militarmente por la comunidad internacional lograron derrocar el régimen tiránico de Gadafi.

Desde entonces, el país está dividido, con un gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de los recursos naturales apoyados por miembros del antiguo régimen gadafista, islamistas, líderes tribales y señores de la guerra.

La de este viernes es la segunda tragedia en el Mediterráneo en las últimas 48 horas, después de que el miércoles un barco sueco hallara una embarcación a la deriva con 51 personas muertas que también había partido de Libia.

El "Poseidon" logró, no obstante, rescatar con vida a cerca de 400 personas, que trasladó al puerto italiano de Palermo.
Cerca de 5.000 personas han sido salvadas de las aguas solo en los últimos siete días.