Escucha esta nota aquí

“Emergencia por falta de agua”, fue la declaración que realizó el Gobierno Municipal de San José de Chiquitos para buscar con urgencia soluciones paliativas primero y luego ejecutar programas de largo alcance orientados a superar el problema de reducción de este recurso hídrico tanto en el área urbana como en varias comunidades indígenas y campesinas.

“El pueblo tiene de todo, pero hay poca agua, y hace mucho calor; esto sí que es grave”, comentó el agricultor Mario Franco.

El alcalde Germaín Caballero sostuvo que “es como una paradoja de la naturaleza” la situación que atraviesa la primera sección municipal de Chiquitos en momentos en que se ha logrado desarrollar proyectos de servicios sociales, de salud, educación, cultural e infraestructura vial. “Pero ante los grandes problemas se tienen que buscar también grandes soluciones”, manifestó.

La disminución del abastecimiento de agua potable se agravó en los últimos meses debido a la aguda sequía que afecta a la región, que provocó la disminución del principal caudal, que proviene del sitio denominado Sutó (ojo que llora, en lengua chiquitana), a la que se suma el crecimiento demográfico de lacuna de la cruceñidad.

Un primer paso en esta emergencia declarada que la comuna enfrenta con recursos económicos propios con apoyo de la Cooperativa de Servicios Públicos 1.º de Mayo (Comayo) fue cerrar el balneario municipal Sutó, a fin de convertir la enorme piscina pública en una caja de abastecimiento de agua.

Acción
La Alcaldía sostuvo ayer una reunión con directivos de la Aldea de Niños Padre Alfredo para coordinar acciones de beneficio mutuo, mediante la cual se permita extraer agua del arroyo denominado El hervor, que esta entidad posee en la granja San Francisco, a 11 kilómetros del pueblo, para aumentar la cantidad que se obtiene del pozo ubicado en la comunidad Pororó. Paralelamente, la comuna pondrá en marcha el plan de crear un centro turístico en este lugar e impulsar un proyecto de piscicultura.

La fuente de San Francisco tiene la capacidad de abastecimiento de 14.000 litros por hora, informó Carmelo Campos, miembro del directorio de Comayo. Dijo que el análisis de esta agua, realizada en Saguapac, demostró que es apta para el consumo humano