Escucha esta nota aquí

Recibió la oportunidad de jugar de titular y parece estar dispuesto, por sus buenas actuaciones, a no salir del onceno de Erwin Sánchez. Juan Pablo Rioja jugó de entrada en tres de los últimos cinco encuentros de Blooming, dejando una buena impresión por la entrega y por la seguridad y experiencia que está demostrando.

Rioja (30 años) recibió la chance de jugar en la visita a Nacional Potosí (0-0), por la fecha 10 del Clausura. No jugó luego frente a Sport Boys (2-1), en el Tahuichi. En la fecha 11 volvió a disputar un partido íntegro, cuando la academia cayó por goleada en Oruro contra San José (4-1). Pese a ello, Sánchez lo mantuvo en el onceno, haciendo pareja en la zaga con Pablo de Miranda, contra The Strongest (2-1), el domingo en el Tahuichi.

En el triunfo ante los atigrados, Rioja se destacó despejando cada balón de su área, dando seguridad a sus compañeros, aunque no pudo concluir el encuentro. Producto de un roce con un rival, el defensor sintió un fuerte dolor en el muslo izquierdo y tuvo que dejar la cancha a los 75’. Su lugar lo ocupó Leonardo Urapuca.

En un primer momento se temió por un estirón o un desgarro, pero Rioja se encargó ayer de tranquilizar al cuerpo técnico. El jugador afirmó que no tiene molestias y, al parecer, el dolor fue solo un calambre producto del esfuerzo realizado en un partido duro. “La continuidad me está dando la oportunidad de demostrar mis condiciones, pues mi nivel está en ascenso”, sostuvo el jugador, que está en la academia desde hace un año y cuatros meses. “En la era de Jeaustin Campos llegué a Blooming y recuerdo que en ese torneo jugué 13 partidos de titular”, afirma el defensor central, que también se desempeña de lateral derecho y cuyo debut en la División Profesional fue en Guabirá. Luego pasó por Real Potosí, Ciclón y Universitario.

Regreso a las prácticas

Luego de descansar un día después del triunfo ante The Strongest, Blooming volvió ayer a los entrenamientos con la mira en Wilstermann, su rival del domingo (19:30) en el Tahuichi. Las buenas noticias en el campamento celeste no solo tienen que ver con el gran triunfo ante el líder, sino que también el duro enfrentamiento no dejó jugadores lesionados. 

Luego la academia jugará en el estadio Tahuichi ante Destroyers y visitará a Guabirá.