Escucha esta nota aquí

Un día después de la devastadora explosión de gas en una maternidad, México se mantenía angustiado por el delicado estado de salud de nueve bebés gravemente heridos, algunos de ellos con quemaduras en 80% de su cuerpo.

Siete de los nueve bebés en estado delicado presentan quemaduras, uno de ellos tan graves que se estudia trasladarlo al prestigioso hospital infantil de Galveston, Texas (sur de EEUU), dijo el secretario de salud capitalino, Armando Ahued.

Recalcando que el pequeño está "muy bien atendido" en un hospital de Ciudad de México, Ahued señaló a la emisora MVS Radio que para poder llevarlo a Texas se necesita "estabilizarlo, porque si no correría riesgo en el momento del traslado, y también la aprobación de los padres".

Actualmente siguen hospitalizadas 39 personas de las 73 heridas.

El feroz estallido ocurrió a primera hora de la mañana del jueves cuando se atendía a una veintena de mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz en el hospital, que tuvieron que huir despavoridas y salvar a sus bebés como pudieron.