Escucha esta nota aquí

La Fiscalía de Suecia solicitó este fin de semana la aprobación del fundador de Wikileaks, Julian Assange, para interrogarlo en Londres, donde se encuentra asilado en la Embajada de Ecuador.

La defensa de Assange, acusado de delitos sexuales, dijo que aceptarán la solicitud, pero previamente debe haber una autorización de parte de las autoridades británicas y ecuatorianas.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que su gobierno dará "todas las facilidades" a la justicia sueca para que tome la versión de Assange.

"Mil días después nos dan la razón, que siempre pudieron hacer (el interrogatorio en la embajada), pero qué bueno que se destrabe el caso de Julian Assange", sostuvo el presidente en su programa semanal de radio y televisión.

El viernes, la fiscalía sueca accedió a interrogar al fundador de WikiLeaks en la embajada ecuatoriana tras rehusarse a hacerlo por largo tiempo. La justicia justificó su cambio de parecer ante la posibilidad de que las acusaciones contra Assange prescriban en agosto de 2015.

Esto fue lo que "siempre se pudo hacer, que el fiscal sueco fuera a interrogar a Assange en la embajada. Nunca lo quisieron hacer. El argumento de la fiscalía es que esto deterioraba la calidad del interrogatorio. Son argumentos bastante débiles", dijo el mandatario ecuatoriano.

Correa subrayó que Ecuador jamás tuvo interés en "obstruir a la justicia sueca" y que su decisión de dar asilo a Assange la tomó ante el riesgo de que pudiera ser llevado a Suecia y de ahí a Estados Unidos, donde podía enfrentar la pena de muerte por la filtración de comunicaciones secretos de la diplomacia estadounidense.

Assange se refugió en la embajada de Ecuador para eludir una orden de arresto europea que Gran Bretaña pretende hacer cumplir si sale de la legación. La policía británica vigila el edificio las 24 horas.

La justicia sueca investiga sendas demandas por violación presentadas por dos mujeres suecas contra Assange, de 43 años, cargos que él rechaza categóricamente.

Assange ha afirmado también que teme que Suecia lo extradite a Estados Unidos por su papel en la publicación en el sitio de internet Wikileaks de 250.000 telegramas diplomáticos americanos y 500.000 informes militares clasificados.