Escucha esta nota aquí

Ante tanta molestia de conductores y de los mismos compradores por no hallar espacios para circular y estacionar sus motorizados, la Alcaldía pidió ayuda a la Policía para despejar las aceras y vías del mercado Abasto, hallando resistencia de los vendedores que argumentan no tener un espacio donde ganarse el pan de cada día.

El operativo se inició ayer por la madrugada, que es cuando llegan los camiones del interior cargados de verduras y de frutas, obstaculizando el tráfico en el tercer anillo externo y en la avenida Piraí.

Luego de algunos roces de los comerciantes con la prensa al fin los uniformados pudieron sacar a los vendedores de las aceras y la parte trasera del parque de Las Flores, donde se posicionan los comercializadores de plátanos que dejan su basura en el canal de drenaje. “Habrá control permanente de gendarmes e inspectores, pues no permitiremos la invasión de las áreas públicas. Esto se hará también en los demás mercados”, dijo José Canudas, secretario de Defensa Ciudadana. /IRZ