Escucha esta nota aquí

Un grupo de paleontólogos informó este lunes que el Chilesaurus diegosuarezi, un herbívoro de la era jurásica que podía alcanzar hasta tres metros de alto es "uno de los dinosaurios más extraños jamás descubiertos".

El nombre de este nuevo integrante en la familia de dinosaurios se debe tanto a su procedencia geográfica como al niño de 7 años que lo descubrió, Diego Suárez, hijo de paleontólogos.

Este nuevo dinosaurio pertenece a la familia de los terópodos, donde también se encuentran el velociraptor, el carnotauro y el tiranosaurio. Sin embargo, este nuevo ejemplar contaba con características especiales, indicaron los especialistas.

"Estamos asombrados por la extraña anatomía del chilesaurio, que recuerda a los diferentes grupos de dinosaurios", dijo Fernando Novas, un paleontólogo argentino coautor del estudio sobre este animal prehistórico publicado en la revista especializada Nature.

"Su cintura pélvica se asemeja a la de los ornitisquios, dinosaurios con cadera de ave, grandes patas traseras y cuatro dedos, mucho más parecidos a los sauropodomorfos primitivos" que a dinosaurios más delgados y con tres dedos.

Parecen tres dinosaurios en uno


Los paleontólogos catalogan al chilesaurio como "uno de los dinosaurios más extraños conocidos".

"Al principio yo estaba convencido de que eran tres dinosaurios distintos, pero cuando armamos el esqueleto más completo, resultó evidente que todos los elementos pertenecían a una nueva especie de dinosaurio", mencionó Novas.

Los paleontólogos descubrieron que el cuerpo del chilesaurio estaba adaptado a seguir un régimen alimenticio y un modo de vida particulares, indicó un comunicado de la universidad de Birmingham, en Reino Unido.

"En ese proceso, hay una o varias regiones del organismo que se asemejan a la de otras especies que no son parientes, a causa de modos de vida similar y de las presiones evolutivas", explicó Martín Ezcurra, coautor de la investigación.

Los dientes del chilesaurio se parecen al de los dinosaurios primitivos dotados de un gran cuello. Además, su cráneo y su dentadura en forma de hoja revelan que se alimentaba de plantas.

"El chilesaurio es un buen ejemplo para ilustrar los mecanismos de la evolución" en eras pretéritas, comentó Ezcurra, quien considera que el dinosaurio descubierto representa "uno de los casos más interesantes de evolución convergente documentados en la historia de la vida".

Este dinosaurio fue descubierto por primera vez en el sur de Chile en 2004, cuando un niño de 7 años, llamado Diego Suárez, halló por casualidad restos fósiles en rocas que databan de 145 millones de años mientras acompañaba a sus padres paleontólogos por la cordillera de los Andes.