Escucha esta nota aquí

Bolivia respalda la ley de derribo de aviones, que fue promulgada por su Gobierno en agosto de este año. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, saludó la decisión de interceptar y arremeter contra naves sospechosas de transportar drogas.

"Es una norma que se enmarca en los lineamientos internacionales y contribuirá en nuestra lucha contra el narcotráfico porque uno de los mayores problemas que tenemos es el puente aéreo para el tráfico de drogas", sostuvo la autoridad nacional a la agencia Andina.

Conoce más: Felcn decomisó 97 toneladas de drogas y 35 avionetas

Explicó además que ambos países comparten una amplia frontera en la zona andina, pero también en la Amazonía, a su vez limítrofe con Brasil, razón por la cual consideró necesario avanzar en estas medidas para fortalecer la lucha contra estas actividades ilícitas.

"Se trata de atacar el narcotráfico, vulnerando sus estructuras materiales de desplazamiento y operacionales. Desde ese punto de vista, esta norma nos parece una medida absolutamente correcta", agregó el titular del país.

Lee también: Narcos del Perú cambian vías para entrar a Bolivia

Sostuvo que "una nave irregular que está trasladando droga, por más que tenga una bandera de "X" o "Z" país. está incurriendo en un delito de orden transnacional, que ha trascendido la frontera de la permisibilidad y legalidad".

Los datos desde el vecino país indican que existen más de 500 vuelos ilegales por año entre ambas naciones. El derribo fue suspendido desde 2001, tras la muerte errónea de dos ciudadanos estadounidenses.