Opinión

... cara a cara

El Deber 16/7/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

Con el mismo empeño con el que nacionalizó un jet privado, la Aduana debería arremeter contra el contrabando. Un informe publicado en EL DEBER puso en evidencia que el Estado deja de recibir alrededor de 15 millones de dólares por tributos de medicamentos que son internados de forma ilegal. Además del daño al fisco, el contrabando de remedios atenta contra la salud pública. Hay venta de productos adulterados en ferias y en puestos callejeros. Solo se dispone de tres funcionarios de la Gobernación cruceña para las inspecciones y la automedicación es una práctica cotidiana. Hay que encarar con firmeza el control fronterizo y frenar la informalidad en los mercados, de manera que solo las farmacias vendan los medicamentos autorizados, previa indicación médica.

Otro sector afectado por el contrabando es la industria vitivinícola, que genera un movimiento económico de 150 millones de dólares y una tributación anual de alrededor de 14 millones de dólares, según lo hace notar Luis Pablo Granier, gerente de Campos de Solana y de Casa Real. Entran vinos sin tributar por las fronteras, mientras que los productores nacionales se esfuerzan en generar empleos y en mejorar la calidad de las bebidas que ya son consumidas en el exterior. El Estado no solo debe proteger, sino impulsar el crecimiento de esta industria, que genera fuentes de trabajo.

La Paz celebra hoy el aniversario 209 de su grito libertario y es indudable su peso como región, que acoge a la sede de Gobierno. El aporte de la paceñidad al país es importante y valioso. Entre los regalos por el festejo está la línea Celeste del Teleférico, que ayuda a que fluya el tráfico y a mejorar el servicio de transporte. ¡Felicidades La Paz!