Debido a las peleas entre el Gobierno, que en 2012 ordenó su intervención, y el directorio, los servicios del Seguro Integral de Salud (Sinec) comenzaron a flaquear porque sus cuentas están congeladas, quedando perjudicados los 14.000 asegurados de las 108 empresas que constituyen la entidad. En las últimas semanas se han producido roces con el personal que está impago y por la falta de medicinas.

La gerenta general del Sinec, que fue escogida mediante un examen de competencia, Carola Áñez, mostró una sentencia del Tribunal Constitucional, de junio del año pasado, que ordena su restitución, pero el Ministerio de Salud ha hecho caso omiso a este mandato.

“Según su constitución, mediante el Decreto Supremo 26474 del 22 de diciembre de 2011, este seguro tiene autonomía administrativa, financiera y técnica, por lo que no corresponde la intervención del Gobierno para imponer gente afín para su administración”, manifestó Áñez.

Pedido
“Queremos recuperar el Sinec del poder político, que está poniendo en riesgo a los asegurados”, dijo Néstor Higa, abogado de este seguro. /IRZ