Escucha esta nota aquí

El fiscal departamental de Santa Cruz, Gomer Padilla, informó a EL DEBER que la denuncia interpuesta por la presidenta del Concejo cruceño, Angélica Sosa, en contra del senador de Unidad Demócrata (UD), Arturo Murillo, por un supuesto acoso y violencia política y difamación fue rechazada por la Unidad de Víctimas Especiales (UVE) del Ministerio Público.

“Se desestimó esa causa ayer a última hora de la tarde”, confirmó la máxima autoridad de la Fiscalía de Santa Cruz, argumentando que este resultado es producto del análisis legal de la causa que planteó la autoridad edil, bajo patrocinio de los abogados Carlos Subirana y Milton Vaca.

“Presentaré una acción penal contra el senador Murillo por injurias, difamación, discriminación y ataque a mi honra, dignidad y reputación, derechos protegidos por la Constitución, la Convención Americana de los Derechos Humanos, Código Penal, demandando además de daños y perjuicios, su suspensión del Senado Nacional, por acoso político descrito en la Ley 243, al acusarme de algún nexo con la señora Gabriela Zapata, a quien no conozco bajo ninguna circunstancia, ni a través de cualquier otra persona, empresa o institución pública o privada”, indicó Sosa el martes, poco antes de introducir la querella.

Antes, el senador cochabambino insinuó un posible caso de tráfico de influencias que presuntamente involucran a Sosa y a su cuñado, el empresario Mario Alberto Bruun Paz, representante legal de la firma ITC Servicios, que el 29 de diciembre de 2014 se adjudicó un contrato de la Secretaría de Parques y Jardines de la Alcaldía cruceña (seis días después de la renuncia de Sosa a esa cartera) por Bs 37,6 millones.