Escucha esta nota aquí

Autoridades de salud del departamento de Santa Cruz se reúnen este viernes con el clero en el Arzobispado para revisar la logística que aplicarán el jueves 9 de julio durante la misa que oficiará el papa Francisco en la capital cruceña. Se prevé la visita de al menos 2 millones de personas y trabajan para brindar la atención médica inmediata a los feligreses.

Joaquín Monasterio, director del Servicio Departamental de Salud de Santa Cruz (Sedes), ha comunicado que se tiene previsto desplegar brigadas móviles de médicos en todo el perímetro del Cristo Redentor, además de puestos médicos fijos, ambulancias y clínicas privadas prestas para atender cualquier contingencia que pueda suscitarse.

“Uno de los puestos de salud fijos va a estar en la iglesia La Santa Cruz, otro en el colegio La Salle; habrá otro punto en el estacionamiento del Hipermaxi, de la avenida Cristo Redentor y tercer anillo; otro en el patio del Hiperplaza del cuarto anillo; en la avenida Alemania y segundo anillo tendremos otro puesto fijo, y el último en la biblioteca de la Plaza del Estudiante”, anunció Monasterio.

La autoridad en salud dijo que una vez definida la cantidad de médicos que se necesitarán y el número de voluntarios de la Cruz Roja o Cruz Verde que coadyuvarán en esta misión, se empezará a trabajar sobre el presupuesto económico que requerirá el plan de contingencia.

Se prevé una masiva visita de personas a la misa del papa, no descartan que lleguen feligreses de países vecinos, y se están habilitando recintos públicos que puedan servir de alojamiento; no descartan que el Cambódromo sea puesto a disposición para albergar a todas las personas que lleguen a Santa Cruz.