Escucha esta nota aquí

Como estaba previsto, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, arribó a San Javier con el fin de evaluar los daños causados por las torrenciales lluvias caídas, que también cortaron el suministro de agua para la población que desde el domingo no cuenta con el servicio de agua potable.

Ferreira pudo evidenciar in situ la situación, llegó junto con el alcalde Armando Barbery hasta el lugar donde se originó la rotura de las tuberías que llevan agua a la población y junto a los técnicos de la cooperativa de agua COSSAJA, el subgobernador de la provincia Ñuflo de Chávez, Elías Jhons Ayuspe, además de funcionarios de la Autoridad del agua AAPS, coordinaron estrategias para subsanar el desastre y tomar recaudos para situaciones futuras. 

Posteriormente inspeccionó uno de los tantos puentes colapsados por la crecida de los ríos y que dejaron aislado a San Javier de las comunidades y propiedades ganaderas. 

El burgomaestre javiereño expresó que ya se han elaborado proyectos para la reconstrucción de todos los puentes y que tendrían un costo de 1,5 millones de bolivianos, la respuesta del ministro fue favorable y comprometió primeramente la llegada de un equipo técnico para respaldar los trabajos de reconstrucción de cada uno de los puentes.  

Hay un mayor número de maquinaria pesada, más cisternas y apoyo técnico pero también se espera que las condiciones climáticas sean muy favorables durante estos días de arduo trabajo para restaurar el servicio de agua a la población y la reconstrucción de caminos y puentes.