Opinión

Cara a cara...

PEDRO RIVERO JORDAN 8/7/2018 07:00

Escucha esta nota aquí

En 1961, la FAB interceptó en cielo cruceño un Lockheed Constellation, un super avión de la época, que realizaba frecuentes y misteriosos aterrizajes en El Trompillo donde se reabastecía de combustible antes de volver a despegar. En la operación murió un piloto boliviano al estrellarse su caza Mustang P-51. Se cuenta que el luego bautizado como ‘avión pirata’ y trasladado a una plazuela de la ciudad, transportaba mercadería de contrabando para algunos jerarcas y militantes del entonces régimen gobernante. Otro ‘avión pirata’ es el jet ejecutivo con matrícula de EEUU que, sin reparo alguno, la Aduana ha adjudicado, como si fuera un vehículo ‘chuto’, al Ministerio de la Presidencia que luego lo transfirió a la DGAC porque no podía hacerse cargo de su mantenimiento. La nave se encontraba estacionada en la terminal local desde hace tres meses. Cuándo y cómo ingresó al espacio aéreo nacional es, hasta ahora, todo un enigma. Se trata de ‘un problema grande’, comparable al de LaMia, dicen los expertos en aviación sobre un caso que vuelve a poner en duda la idoneidad y eficacia de las regulaciones y los controles que rigen la actividad aeronáutica en el país.

La mala alimentación y la falta de actividad física son los disparadores del sobrepeso y la obesidad en Santa Cruz que afectan a niños entre los 9 y 12 años y adultos desde los 35 a 55 años. Hay que evitar que los chicos coman cualquier cosa y estimularlos con alguna actividad física en vez de que permanezcan hipnotizados ante la tele o la pantalla de un celular. 

Arranca la última fase del Mundial de fútbol sin las ‘megaestrellas’ que con más vedetismo que rendimiento efectivo, volvieron a casa con las manos vacías. Francia y Bélgica, entre los mejores con figuras enormes y juego sin fisuras, anticipan el martes 10 la final del torneo.