Escucha esta nota aquí

Al parecer, James Rodríguez no se conformó con ser uno de los jugadores claves en la victoria del Bayern Múnich sobre el Benfica (0-2), en el inicio de la fase de grupos de la Champions League, y provocó a la hinchada de su rival. Le mostró la mano con los cinco dedos extendidos recordándoles la goleada (5-0) que le propinó el Oporto cuando el colombiano vestía esa camiseta.