Una menor de cinco años fue una nueva víctima de las escaleras mecánicas. El hecho sucedió en un centro comercial de Rusia, cuando la niña jugaba con el pasamano del artefacto eléctrico. La tía de la menor, que era el adulto que la tenía a su cargo, no alcanzó a reaccionar para evitar que la niña caiga desde la altura de una segunda planta.

Las imágenes del accidente, que se viraliza en la web, muestran como la niña se deja arrastrar por la fuerza del pasamanos y termina cayendo hacia el suelo desde el segundo piso, pese a los vanos esfuerzos de su tía que intenta agarrarla por el brazo.

De acuerdo con versiones de medios locales, la niña identificada como Linara solo sufrió contusiones leves.