Escucha esta nota aquí

La gran reforma fiscal de Estados Unidos prometida por el presidente Donald Trump está cerca de su adopción final en el Congreso, pese a una objeción de último minuto que retrasó la votación final para hoy.

La Cámara de Representantes, de mayoría republicana, aprobó la reforma en la tarde de ayer y el Senado debía votarla anoche. Pero tres artículos menores violan algunas normas presupuestarias y la minoría demócrata enmendará el texto, que tendrá que regresar a la Cámara hoy para su aprobación final.  

El resultado debería seguir siendo el mismo: la inminente adopción de la primera gran reforma del mandato de Trump.
“Felicitaciones”, tuiteó el presidente poco después de que se votara en la Cámara de Representantes, y nombró a los líderes republicanos “¡que votaron para reducir sus impuestos!”. 

La minoría demócrata se opone unánimemente, pero la mayoría republicana finalmente ha conseguido los votos después de semanas de negociaciones. Incluso se respetó el calendario inicial de aprobarla antes de fin de año.

“Es el ejemplo perfecto de una promesa hecha y de una promesa cumplida”, dijo Paul Ryan, titular de la Cámara de Representantes.
En el Senado, a pesar de la ausencia de John McCain, que recibe tratamiento por su cáncer cerebral, los republicanos deberían reunir los 51 votos necesarios de un total de 100 miembros.

Tags