Escucha esta nota aquí

La denuncia del Viceministerio de Descolonización contra la diputada opositora, Norma Piérola, por no saludar al Presidente Evo Morales, se encuentra paralizado, debido a que aún no se designó a un fiscal para que se encargue del caso. 

"Está con un asistente asignado y no hay fiscal. Nos han dicho que todavía no ha avanzado, aunque fue admitido por órdenes superiores, pero parece que está ahí, paralizado, se ha quedado ahí y ahora yo exijo juicio", enfatizó la legisladora electa. 

Afirmó que la imputaron por cuatro delitos, incitación pública al racismo, sedición, discriminación e irreverencia. Afirmó que no existe ni siquiera una citación para que se presente a declarar y que las pesquisas no iniciaron.

"Yo no me voy a arrodillar para pedir disculpas, no he cometido ninguna ofensa para ofrecerle disculpas a su majestad Evo Morales. No he cometido ningún delito y no me voy a disculpar por nada del mundo", aseveró Piérola. 

Los antecedentes indican que el Gobierno inició un proceso penal por discriminación en contra de Piérola, que desairó a Morales, dejándolo con la mano estirada cuando él intentaba saludarla en el acto de entrega de credenciales a los asambleístas electos.