Escucha esta nota aquí

Un gigantesco incendio forestal en el puerto chileno de Valparaíso, en la misma zona donde en 2014 otro siniestro se saldó con la muerte de 15 personas, se cobró ahora la vida de una mujer y motivó la evacuación de cerca de 7.000 personas.

El fuego que comenzó a propagarse desde el viernes en la tarde, seguía amenazando ayer la ciudad chilena, declarada en estado de emergencia y cuyas condiciones atmosféricas eran “desfavorables” para avanzar en los trabajos de extinción.

Durante la madrugada del viernes, brigadistas lograron contener el avance de las llamas aunque sigue el peligro.

“El incendio está contenido, pero no controlado”, admitió Ricardo Toro, director de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), en un último reporte en Santiago.

Después de que por la noche ardieran unas 460 hectáreas de pastizales y bosques, de acuerdo con el último reporte oficial, de mañana no se veían mayores llamas en las quebradas donde trabajaban los bomberos.
En el centro de Valparaíso la situación era normal, aunque la calma era interrumpida por el vuelo de aviones y helicópteros que participan en la extinción del fuego en la parte alta de la ciudad. En la ciudad corría una pequeña brisa que arrastraba algunas cenizas.

No se reportaron viviendas afectadas debido al incendio.

La víctima y los heridos
El incendio se inició aparentemente en un basural en la parte alta de Valparaíso, un pintoresco enclave ubicado a unos 120 km al oeste de Santiago y visitado cada año por miles de turistas, que admiran las coloridas casas que se levantan en sus cerca de 40 cerros.

Una mujer de 67 años que murió en un hospital de la ciudad a causa de un paro cardiaco es hasta ahora la única víctima, mientras que 15 bomberos resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. Se suman, además, otros seis civiles heridos.

Para las próximas horas, sin embargo, los pronósticos metereológicos no son los más favorables para el combate de las llamas, con una temperatura que podría llegar a los 27 grados y vientos de unos 30 km/h.

Familias albergadas
Durante la noche del viernes, unas 7.000 personas fueron evacuadas. Sin embargo ayer la mayoría ya había vuelto a sus hogares. Solo una veintena seguía en el albergue habilitado. No obstante, las autoridades alertaron de que si las condiciones del incendio cambian, volverán a evacuar.

Por precaución, tanto el puerto de Valparaíso como la vecina ciudad de Viña del Mar se mantenían en estado de emergencia, lo que implica que las fuerzas del orden están a cargo del Ejército