Escucha esta nota aquí

Viene de una generación de músicos, es muy tímida, humilde y posee una mirada que transmite tranquilidad, pero al poner sus manos sobre el charango sus ojos de inmediato se iluminan, la timidez desaparece, es como si estuviera dentro de una burbuja donde solo existe ella, su instrumento y la música. Yolanda Ochoa Muñoz, tiene tan solo 16 años y a su corta edad ya figura como la mejor charanguista en la categoría juvenil del XXXI Festival Nacional del Charango Aiquile 2014.

Entre risas Yolanda comenta que en un principio no sentía ninguna atracción por la música, hasta después de una llamada de atención de su padre por no ocupar su tiempo libre en algo productivo.

Él la obligaba a sentarse y practicar con el charango dos horas al día, gracias a ello de a poco creció su interés por la música y sus avances comenzaron a ser más notorios, a medida que iba viendo su crecimiento el deseo de ser la mejor en el charango también aumentaba. “Mi padre fue mi primer maestro, gracias a él y al apoyo de mi familia es que he llegado a donde estoy”, comenta la joven promesa musical.

La tercera es la vencida
La ‘charanguista’ ya había participado en dos anteriores oportunidades en el mismo festival; la primera vez no obtuvo ningún puesto, pero ella dice que no fue tiempo perdido sino más bien ganó experiencia, la segunda logró el cuarto lugar y en la tercera arrasó al obtener el primer lugar dejando atrás a los representantes de Cochabamba, La Paz y El Alto. “Lloré de emoción junto con mi padre cuando el jurado mencionó mi nombre como la ganadora”.

Un camino difícil pero no imposible
Al ver el gran potencial de su hija, Francisco Ochoa Vaca, no escatimó esfuerzos ni dinero para que su hija lograra cumplir el sueño que él no pudo por falta de apoyo. “Dedicarse a la música es muy complicado, más si se trata de folclore porque no hay ese apoyo de parte de las autoridades”, lamentó Ochoa.

Yolanda mencionó estar muy agradecida con sus padres y su maestro Benjamín Miranda, porque han hecho de todo para que ella alcance su sueño. Ahora su próxima meta es prepararse mejor para participar en la categoría mayores y también salir como una triunfadora