Escucha esta nota aquí

En vísperas del décimo aniversario de su primer juramento como presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma agradeció a la "Pachamama" (Madre Tierra) por una década de gestión durante una ceremonia en Tiwanaku que empezó a las 5:30 de este jueves.

Acompañado de sus colaboradores más cercanos, el vicepresidente, Álvaro García Linera y su gabinete de ministros, y la gente que se dio cita en ese centro ancestral, el mandatario agradeció al pueblo boliviano por acompañarlo y por no haberse sentido nunca "abandonado".

Tras los rituales andinos de los amautas, Evo agradeció en su discurso a los miembros de Iglesia Católica "que oran por su proceso y por sus autoridades" y luego mencionó a "las iglesias evangélicas y metodistas que nos acompañan permanentemente".

Más tarde, en una entrevista a la cadena estatal Bolivia TV, el presidente destacó los logros más importantes en tres áreas: en lo político, la refundación de Bolivia; en lo económico, la recuperación de los recursos naturales y en lo social, la redistribución de la riqueza "que ha permitido la reducción de la pobreza", señaló el mandatario.

Tradición


El 21 de enero de 2006, un día antes de jurar como presidente, Evo Morales recibió los símbolos de mando como líder indígena en una ceremonia similar en Tiahuanacu y repitió los homenajes en 2010 y 2015 cuando asumió las dos gestiones siguientes.