Escucha esta nota aquí

Nicaragua no sale del baño de sangre iniciado en abril por el enfrentamiento entre el Gobierno de Daniel Ortega y sectores opositores. "¡No vamos a parar en esta lucha hasta que estos criminales lleguen a renunciar. Que se vayan!", gritaron y cantaron, al ritmo de canciones de protesta, cientos de universitarios que marcharon en la capital para exigir la salida del gobierno de Ortega.

“¡Aunque nos maten y nos repriman vamos a seguir en esta lucha hasta que se vaya!", exclamaron los estudiantes en la marcha, en la que también demandaron justicia por sus compañeros muertos a manos de fuerzas del gobierno en las protestas.

El sábado, unos 200 universitarios lograron salir de un asedio de 20 horas de fuerzas gubernamentales en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) de Managua, en un templo vecino en el que se habían refugiado, en una acción que causó dos jóvenes muertos.

“Me duele la muerte de mis hermanos, no pude hacer nada por ellos, nos tenían rodeados. ¡No vamos a dar ni un paso atrás, la muerte de ellos no será en vano!", dijo llorando a la AFP un joven que sobrevivió al ataque, con el rostro cubierto con una camiseta.

Unos 280 nicaragüenses han muerto desde que se iniciaron, el 18 de abril, las protestas contra el Gobierno, que han sido encabezadas principalmente por jóvenes y estudiantes.

La comunidad internacional intensificó ayer la presión sobre Nicaragua para que cese la represión y desarme a los paramilitares, tras tres meses de manifestaciones para la salida del poder del presidente izquierdista Daniel Ortega.

Estados Unidos, 13 países latinoamericanos y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, demandaron al Gobierno de Ortega el fin de la represión.

Claves de la crisis

Contra la reforma previsional
Los reclamos contra el Gobierno de Daniel Ortega se iniciaron contra una reforma al sistema de pensiones.

Reclaman la renuncia
El Poder Ejecutivo derogó la reforma, pero las manifestaciones se transformaron en una demanda de salida del poder de Ortega, quien gobierna desde 2007. 

Gobierno los acusa: golpistas
El Gobierno acusa a los manifestantes de "delincuentes" y "golpistas" articulados por EEUU.