Escucha esta nota aquí

El histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de que Chile no tiene la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para Bolivia, significó un duro revés para las aspiraciones bolivianas y causó rabia, frustración y resignación en el territorio nacional, mientras que en Santiago y en Antofagasta la celebración no se hizo esperar.

En la plaza Murillo, de La Paz, todo estaba planificado para convertirse en una fiesta, pero se transformó en una desilusión, que terminó acompañada de rabia y frustración. “No es justo”, fue uno de los comentarios que se escuchó en el histórico paseo, tras finalizar la lectura del fallo en contra de Bolivia.

Desde las 6:00 la gente se dio cita en la plaza del centro de la ciudad de La Paz, algunos llegaban con sus banderas, otros con letreros, todos querían ser parte de este momento histórico.

Las pantallas gigantes ya estaban instaladas a esa hora y comenzaron a transmitir. De a poco los ciudadanos comenzaron a tomar sus respectivos lugares para ser testigos de un momento crucial en la historia del país.

Una hora con 16 minutos duró la lectura de la corte de La Haya. Los espectadores observaron inquietos, algunos acongojados y de a poco se fueron dando cuenta de que el fallo sería a favor de Chile y empezaron a abandonar la plaza Murillo.

Había una banda de guerra, bailarines disfrazados para danzar las distintas cuecas del país. En el fondo se observó una tarima donde se suponía que sería usada para que grupos musicales toquen en vivo.

Todo quedó en nada, los integrantes de las bandas salieron cabizbajos de la plaza, los bailarines desaparecieron y la tarima fue desarmada.

Los periodistas de Chile que llegaron hasta la sede de Gobierno captaron la furia y frustración. “Bolivia nació con mar y se le arrebató, no hay por donde perderse”, exclamaban una y otra vez a los medios chilenos los distintos ciudadanos.

“Se esperaba más, pero estamos contentos, Bolivia jamás va a declinar en su aspiración marítima”, dijo a EFE el militante de Generación Evo, Marcelo Montero. Antes del mediodía la plaza quedó desierta, solo se quedaron las habituales palomas.

En Santa Cruz

En la capital cruceña hubo distintos escenarios a la espera de los resultados de La Haya. La rotonda del Plan Tres Mil concentró a los sectores aglutinados en la Central Obrera Regional (COR), donde gritaron ‘mar para Bolivia’ y escucharon la lectura del fallo a través de una radioemisora, porque los fuertes vientos no les permitieron colocar una pantalla. Previo a conocer la determinación hicieron una challa, explicó José Luis Velasco, dirigente de esta organización.

Soledad Flores, presidenta del MAS del Plan Tres Mil, resaltó la participación de todas las organizaciones vivas del distrito 8 que se concentraron en una vigilia para aguardar el resultado.

Un grupo más numeroso se reunió frente a una pantalla en la sede de la Federación de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz, hasta donde llegaron miembros de sectores para escuchar atentamente la decisión de la Corte Internacional de Justicia, quienes luego de conocer que Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia se retiraron desanimados, porque esperaban un resultado positivo.

En la plaza 24 de Septiembre hubo escaso interés por el fallo. Solo había una persona ondeando una bandera azul alusiva al mar y en el atrio de la catedral se concentraron miembros del movimiento ciudadano 21-F.

“Nos han distraído, han pretendido burlarse de nosotros, pero el fallo de La Haya ha sido muy claro. Esperamos que el Gobierno lo respete y exigimos que también respete el voto del 21-F de 2016, cuando los ciudadanos votamos no a su repostulación”, gritaba Oki Paniagua por megáfono fuera de la catedral.

En Oruro, en Beni, en Tarija y en otros puntos del país realizaron actos con la esperanza de que el fallo sea favorable, pero se marcharon resignados.

Algarabía en Santiago

Todo comenzó muy temprano en el Palacio de La Moneda. A las 8:40 llegó el presidente Piñera. Luego subió a su despacho para a las 10:00 bajar al comedor presidencial, donde vio el veredicto en inglés comiendo frutas, tomando café y constantemente apuntaba en su libreta mientras veía el rostro sombrío del presidente boliviano Evo Morales, que escuchaba como el juez desestimaba los puntos que solicitaba La Paz.

“La CIJ ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar estableciendo, en forma clara y categórica, que Chile nunca ha tenido, tampoco tiene y nunca ha incumplido ninguna obligación en materia de derecho internacional ni en sus relaciones con Bolivia,” dijo Piñera.

“Es una victoria del equipo jurídico, de todos los gobiernos que lo respaldaron y también es una victoria del país”, aseguro el ex secretario general de la OEA y actual senador, José Miguel Insulza.