Escucha esta nota aquí

En el marco de la junta ampliada del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) -evento que tuvo lugar en Santa Cruz-, el vicepresidente, Álvaro García Linera, mostró los alcances del Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo y propuso a Bolivia como un refugio para la inversión privada extranjera de los países de la región.

El ‘vice’ hizo hincapié en el crecimiento alcanzado por Bolivia pese a la caída internacional del precio del crudo, la baja mora y solidez del sistema financiero, la reducción de la extrema pobreza, la industrialización, la proyección de inversión pública en el orden de $us 13.000 millones hasta 2020, entre otros proyectos más.

A cambio de inversión en el país, García Linera ofreció condiciones de estabilidad política y social, pero, sobre todo, económica con un 4,8% de crecimiento, el promedio más alto de los países de la región. Además, dijo que Bolivia ofrece seguridad jurídica con reglas claras incluidas en la Ley de Inversiones.

Respecto al desafío planteado por el ‘vice’, el presidente de la CEAL, Ingo Plöger, dijo que el Gobierno boliviano debe abrirse a la integración comercial y hacer fuerza común en lo relativo a una articulación público-privada para hacer sostenible y reforzar el desarrollo económico regional. Además trabajar en los agronegocios, la cadena de valor agregado, el sector de servicios y el turismo.

Conclusiones de la CEAL
Frente a las oportunidades e inversiones en tiempos difíciles, Plöger dijo que sugieren una transformación en la gestión pública con tolerancia cero a la corrupción, competitividad con la inserción de agronegocios, más inversión en capital humano y articulación público-privada