Escucha esta nota aquí

Luego del amotinamiento de los reos ocurrido el lunes en el penal de Palmasola, el director de Políticas Sociales de la Gobernación de Santa Cruz, Duberty Soleto y la juez de la Niñez y Adolescencia, Shirley Becerra, informaron que se ratifica la resolución emitida la semana pasada que dictamina la salida de los menores que viven con sus padres al interior de la cárcel.

Becerra aclaró que en ningún momento se prohibirá que los padres vean a sus hijos, “debe haber espacios acondicionados para que se realicen estas visitas. Los padres privados de libertad deben tener conciencia y no encarcelar la infancia de sus niños”, indicó la jurista que también recalcó que está prohibido que los niños vivan o visiten los pabellones de varones.

En el 2012 se conformó la mesa de trabajo “Niños de Palmasola”, con el objetivo de retirar a los infantes que viven en el pabellón de varones. La misma está conformada por las jueces de la Niñez y Adolescencia, Gobernación de Santa Cruz, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, Privados de Libertad, Régimen Penitenciario, Aldeas Infantiles SOS, Hogar de la Esperanza y Francisca Casia.


 
Nosotros no hemos improvisado nada, venimos trabajando desde hace seis años y hace cuatro lo venimos socializando. Estamos esperando que los niños que no tengan una familia ampliada que pueda tenerlos fuera del penal, los padres decidan y sean retirados a los hogares, donde los recibirán con cariño”, señaló Duberty Soleto.
 
Actualmente en el Hogar de la Esperanza y Francisca Casia, se alberga a 47 infantes, quienes cada 45 días llegan hasta el penal de Palmasola para visitar a sus progenitores.