Escucha esta nota aquí

Cien mil hombres, con anfibios chinos y misiles rusos, participan desde ayer en ejercicios militares convocados por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en momentos de alta tensión con Estados Unidos, que calificó la situación en el país sudamericano de “amenaza inusual” a su seguridad.

El denominado ejercicio Escudo Bolivariano se extenderá durante 10 días y movilizará a 80.000 militares y 20.000 civiles.

Entretanto, los cancilleres de Unasur tuvieron ayer una reunión extraordinaria en Quito para examinar la denuncia de Venezuela sobre una “injerencia imperial” de EEUU, tras las sanciones impuestas por Washington a funcionarios venezolanos.

Los ministros preparaban, hasta el cierre de esta edición, una “respuesta regional ante la nueva y grotesca injerencia de EEUU en un país soberano”, anticipó el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.
Nicolás Maduro dijo desde Managua: “Vamos a levantar una ola de protesta y de exigencia mundial para que la Casa Blanca rectifique”. Maduro aguardaba ayer que el Parlamento dé ‘luz verde’ a su petición de legislar por decreto