Escucha esta nota aquí

Todo en exceso hace daño. Aunque la advertencia es bien conocida, resulta fácil desoírla y caer en tentación en las fiestas de Año Nuevo. Contra eso, un gastroenterólogo, una nutricionista y un sommelier recomiendan un menú que se sirva de vino blanco como aperitivo, carne magra y sin condimentos para la cena y beber tragos cortos con alto contenido de alcohol pero de calidad, como es el caso del whisky. Al respecto, se detallan seis consejos. 

1.- Evite comidas ‘pesadas’
En comidas lo tradicional es el chancho relleno y la patasca; ambas opciones son deliciosas, pero con un alto porcentaje de grasa que pueden causar indigestión al día siguiente, más aún si se mezcla con bebidas alcohólicas.  La nutricionista dietista Eliana Arteaga Antelo recomendó el consumo de comida liviana sin grasa, y en lugar de una patasca, una ‘sopita’ blanca. “En realidad la mejor opción para comer en la madrugada sería una ensalada de frutas”, añadió. 

2.-  Tome tragos cortos
En bebidas, lo tradicional es el consumo de cerveza; sin embargo, su baja gradación hace que se consuma en grandes cantidades, lo que provoca daño en la mucosa del estómago y deshidratación. El sommelier y propietario de la vinoteca Cellarium, Romano Paz, recomendó tragos cortos de alta gradación. “Los vinos espumantes y blancos vienen bien antes, durante y después de la comida. Otra opción es el whisky, que es un trago de alta gradación, pero de calidad, que evita la resaca”, dijo. 

3 .- No Cene tarde
En cuanto a la digestión del organismo, el gastroenterólogo Mauricio Jensen aconseja primero evaluar la cantidad y la calidad de lo que se consuma y ante todo no comer muy tarde. “Se deben comer los alimentos unas dos o tres horas antes de acostarse para que pase el tiempo suficiente para digerir y dormir. Sabemos que lo tradicional es el chancho, pero tiene mucha grasa y eso perjudica la digestión, lo ideal sería comer un pollo a la parrilla con poca grasa y sin condimentos”, agregó. 

4.- Tome mucha agua
Si pese a los consejos, sin entrar en detalle de los motivos, el comensal se dejó llevar por el momento, la nutricionista recomienda el consumo de agua, tanto en la noche como al día siguiente. Además mencionó que son alternativas la linaza y la avena, porque son fibras que sirven como 'barredoras' para limpiar el tracto digestivo; como también la vitamina C, infusiones diuréticas, piña, cedrón y diente de león. A su vez, el gastroenterólogo Jensen aconsejó  un desayuno liviano y manzanilla. “En caso de notar una infección por idas constantes al baño o vómitos recurrentes, acuda a su médico con urgencia”, dijo.

5.- Haga ejercicio
El día del festejo, lo deseable, según la nutricionista Arteaga, es que se realice actividad física para tratar de contrarrestar el impacto de la cena. “Para las personas que practican deporte un día que beban no les va a afectar en mucho. El problema es para las personas que se alimentan mal, no hacen ejercicio, peor si ese día comen y beben demasiado”, advirtió. 

6.- Mejor si come vegano
Otra opción es apostar por una comida más saludable o consciente, como la comida vegana, que se basa en alimentos vegetales, con cero productos animales, que son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, como recomendó la chef de la Mona Lisa, Jessica Peñaloza.