Escucha esta nota aquí

El Gobierno anunció ayer la voluntad de establecer el diálogo con las personas con discapacidad, a pesar de que la dirigencia del sector optó por rechazar el diálogo en el que no estaba contemplado el debate sobre la asignación del bono de Bs 500 mensual, por el cual marcharon durante 35 días desde Cochabamba hasta La Paz.

La ministra de Salud, Ariana Campero, afirmó que los miembros del Ejecutivo están con toda la disposición de dialogar aún cuando han fracasado en 15 oportunidades de buscar acuerdos.

Según Campero, en los últimos 35 días se establecieron nueve mesas de trabajo, en los nueve departamentos, así como también visitó, junto a otros ministros, a los marchistas en la localidad de Parotani, en Cochabamba, en Caracollo, Oruro y en Patacamaya, en La Paz, sin que se produjera un acercamiento.

Por su lado, el ministro de Economía, Luis Arce, insistió en que el Gobierno no está en condiciones de aprobar un bono de Bs 6.000 anuales por persona con discapacidad, porque afectaría otros sectores del Estado.

Arce recordó que en otros países los gobiernos hicieron recortes en las políticas sociales debido a la crisis económica, pero las autoridades bolivianas optaron por mantenerlas en beneficio de todos los sectores, incluyendo a las personas con capacidades especiales.

Por su lado, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo que en caso de mantenerse el rechazo al diálogo convocarán a los delegados orgánicos de los nueve departamentos para buscar un acuerdo sobre este conflicto.