Escucha esta nota aquí

Uno de los efectos del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que estableció que Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al océano Pacífico, ha sido el giro de la mirada de los políticos hacia el océano Atlántico. Así lo han hecho el presidente Evo Morales, el ministro Carlos Romero y el expresidente Jaime Paz Zamora, opositor que ayer se presentó en La Paz para plantear la iniciativa de hacer una realidad Puerto Busch.

Así, políticos del oficialismo y la oposición, una vez más, reavivaron el viejo anhelo de décadas de los cruceños de consolidar el megaproyecto portuario de cara a una salida para la producción agrícola del oriente hacia el Atlántico.

Ayer, el día después del fallo adverso de la Corte, el presidente Evo Morales anunció que se acelerará la concreción del proyecto del tren bioceánico que busca unir los puertos de Ilo (Perú) y de Santos (Brasil), a través de Bolivia. Asimismo, reveló que tiene además avanzado el plan para reactivar el uso de la Hidrovía Paraguay-Paraná para no depender de los puertos chilenos.

“Hay que buscar algunas alternativas ya en el escenario de Bolivia, las salidas (al mar) que pueden ser una alternativa. Puerto Ilo, puerto Busch para preservar el crecimiento económico del país”, sostuvo Morales, poco después del mediodía, luego de haber suspendido una primera rueda de prensa a media mañana.

No es la primera vez que el Gobierno de Morales toca la cuestión de este proyecto de desarrollo postergado. Durante la efeméride departamental de Santa Cruz de 2014, un mes antes de las elecciones presidenciales, Morales ya había anunciado el despegue de este y de otros proyectos para la región.

Por la noche, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, ratificó la posición del presidente declarando Puerto Busch como una prioridad para el Estado.

A su turno, Jaime Paz planteó que en lugar de insistir con Chile, Bolivia apueste a desarrollar su cualidad marítima instalando puertos en Ilo y Puerto Busch como vía hacia el Atlántico.