Escucha esta nota aquí

Con una dimensión de 49 hectáreas que comprenden lagunas y bosques, el curichi La Madre se convierte en un pulmón importante de la ciudad, ya que es fundamental para el uso sostenible de la biodiversidad, con una importante presencia de animales silvestres y una flora diversa, además que estabiliza el clima local.

Este humedal es colindante con el cordón ecológico cercano al río Piraí entre la UV 112 y 113. Allí, se puede apreciar diversas especies de flora nativa como jorori, cupesí, cari cari, ambaiba, ochoó, coquito, curupaú, entre otros, así como las exóticas eucalipto, chamba, melina, bambú, cuchi verde y mara.

Es por ello, que grupos como Plataforma por la vida y el Medio Ambiente y la Defensoría del Pueblo, se muestran en contra de que se amplifique la dimensión urbana en esta zona, con la construcción de edificios y la construcción de calles, amenazando la biodiversidad y vulnerando la Ley de Medio Ambiente 1333.

Y tú, ¿conoces este lugar?, EL DEBER te muestra en un video de 60 segundos lo impresionante que se ve esta zona en la que también habitan gallaretas, patos y garzas, así como tres especies de monos, capiguaras, zorros, urinas y víboras.