Escucha esta nota aquí

Ahora vive en Estados Unidos, pero ha decidido que es hora de regresar al país para disputar, por tercera vez, la candidatura a la Presidencia de Bolivia. Cochabambino, político y militar en reserva, el exprefecto Manfred Reyes Villa reveló sus planes políticos, entre los que cuenta con volver a la disputa por el poder nacional.

Puedes leer: Chelelo: "La oposición es la que lucha por el poder"

Refugiado en el extranjero, Reyes Villa conversó ayer con EL DEBER, a propósito de la carta que él y otras exautoridades de oposición en el exilio escribieron al papa Francisco, horas antes del encuentro del pontífice con el presidente Evo Morales. Su objetivo: pedir que el papa argentino medie para evitar la repostulación del primer mandatario.

“Yo tengo planificado volver este próximo año, en 2018”, explicó al ser consultado. A lo que añadió una crítica a Álvaro García Linera por lo que él ve como una estrategia política para revalidarse como candidato a la Vicepresidencia basada en la repetición pública de que no buscará la reelección en 2019, esquema discursivo que cree es exactamente igual al del líder opositor y expresidente Carlos D. Mesa, que también se ha asegurado de que la opinión pública boliviana sepa que él ahora no tiene intenciones de disputar el poder.

Puedes leer: Nayar: "La democracia fue asesinada y quienes deben defenderla son los partidos políticos"

“Ya es hora de que le demos la cara a los bolivianos y le digamos lo que queremos”, dijo quién fuese candidato a la Presidencia ya en 2002, con la sigla conservadora Nueva Fuerza Republicana (NFR), y en 2009, con la alianza opositora a Morales llamada Convergencia Nacional – Plan Para Bolivia (CN–PPB). A lo que, al ser consultado, agregó: “sí, el deseo mío es nuevamente ser candidato”.

Puedes leer: Mario Cossío: "Ha llegado la hora de desnudar la dictadura de Evo en el mundo"

 

--

Manfred Reyes Villa: "Sí, el deseo mío es ser candidato"


Usted decía, como algunos otros refugiados bolivianos en el exterior, que tiene pensado volver a Bolivia. ¿Cuándo va a volver?
Lo antes posible. Yo debería estar en Bolivia ya, cuánto ha. Yo tengo planificado volver este próximo año, en 2018. Bueno, este, ya todo el pueblo boliviano sabe que el Poder Judicial ha estado en manos del Ejecutivo, siempre. Y sigue. Entonces, ya no es una instancia creíble a nivel nacional. Cualquiera cosa que ellos quieran hacer, seguramente se va a responder con el pueblo boliviano. No hemos querido inducir a una confrontación social, como ha pasado en Pando.

En la crítica al Órgano Judicial usted coincide con la oposición de acá en Bolivia. Y con el Gobierno, que critica a la justicia. Usted habrá leído que el Gobierno tampoco ve que la justicia actúa cómo quisieran. 
Bueno, (el Gobierno) tiene que criticar porque esa es su estrategia. Es una estrategia cubana. Es igual que, en este momento, le doy un ejemplo: El vicepresidente está cada rato renunciando, con cartas de renuncia, etcétera. ¿Con qué objetivo? Con el objetivo de que lo vayan apoyando, más bien, y que él diga después: “yo no quería”. Ahí está, no quiere. Cuando son estrategias que utilizan estos sistemas extremistas, fundamentalistas. Es decir, mucha gente dirá: “ves, no, si él no quería, ha renunciado”. Pero está desesperado por ser otra vez candidato a la Vicepresidencia.

Como Carlos Mesa renuncia a la candidatura a la Presidencia, cuando se lo han planteado para 2019...

Exacto. 

¿Usted cree que es una estrategia parecida? Mesa plantea que no va a ser candidato, pero mucha gente cree que lo quiere es que lo apoyen...
Exacto. Esa es una estrategia de ellos. Yo lo he dicho públicamente aquí, en un medio. Se lo firmó, va ser candidato. “No, no voy a ser (candidato)”, cuando ya es hora de que pues le demos la cara a los bolivianos y le digamos lo que queremos...

¿Y usted va ser candidato a la Presidencia?
Yo, si puedo, claro. Es decir, yo he hecho carrera política. He sido alcalde, he sido gobernador y me han ido poniendo obstáculos, desde incendiarme la Prefectura para hacer que yo salga del país, persiguiendo a mi familia y persiguiéndome a mí. Lo que querían era una confrontación igual que Pando, para que digan: “ah, este era un asesino”. No les he dado el gusto. Pero, claro, yo estoy haciendo carrera y voy a seguir. No le voy a decir: “No, yo, mire, va decidir el pueblo, yo no quisiera”. No, no. De frente, yo he hecho carrera política y voy a tratar de ser candidato. Ahora, no le puedo decir voy a ser, porque no depende de mí, sino depende de muchos factores. Pero, sí, el deseo mío es nuevamente ser candidato.