Escucha esta nota aquí

Panificadores de seis de las nueve capitales y El Alto acatan el paro de 48 horas decidido por el sector después de que el Gobierno retirara la subvención a la harina. La medida buscó tener un carácter nacional, pero hasta ahora es difusa en su reclamo. El Gobierno aún no convocó a los productores de pan para dialogar para cerrar el tema. 

Los panificadores de Oruro, Potosí, Trinidad, Sucre, Cochabamba, La Paz y El Alto decidieron asumir la medida de presión. En las urbes paceñas cumplen su tercer día de suspensión de actividades

Pero lo opuesto sucede con Cobija, Tarija y Santa Cruz de la Sierra, que tienen normal distribución de pan porque sus gremios determinaron marginarse de la determinación de la Confederación de Panificadores, que agrega a sus reclamos el pedido de renuncia de la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Verónica Ramos. 

La protesta se inició cuando el Gobierno determinó levantar la subvención a la harina de trigo, hecho que ocasionó el rechazo de las regionales de los panificadores en La Paz y El Alto. Antes se les entregaba el quintal a 130 bolivianos, con precio preferencial.

Para el próximo sábado se tiene previsto un ampliado nacional en La Paz para evaluar la medida de presión y los acercamientos con el Gobierno, pese a que hasta ahora no existe una invitación para el inicio del diálogo. 

Ayer el ministro de Defensa, Reymi Ferreira informó que los soldados están en la capacidad de elaborar 200.000 unidades de pan, pese a que la demanda solo en La Paz llega a tres millones. Largas filas se registran en los puntos de distribución de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa).

Sin embargo, también se ramificó el abanico de pedidos por parte de los panificadores, unos exigen la renuncia de Ramos, otros mantienen la amenaza de subir el costo del pan de batalla a 0,50 centavos, una parte insta a que se retome la subvención y el resto pide que se retire la publicidad gubernamental que acusa a cada afiliado del sector de lograr una ganancia mensual de 6.400 bolivianos.