Donald Trump obtuvo una gran victoria el sábado en Carolina del Sur, que lo cimienta como el favorito entre los republicanos, mientras que Hillary Clinton le inyectó aire a su campaña al ganar en Nevada, en las primarias hacia las presidenciales estadounidenses de noviembre.

Los triunfos del grandilocuente multimillonario, de 69 años, y de la exsecretaria de Estado, de 68, reconfortan a estos candidatos, a pocos días del 1 de marzo, cuando en el llamado ‘supermartes’ 11 estados tendrán sus primarias.

Pero la jornada se cobró una víctima: el exgobernador de Florida Jeb Bush -hermano e hijo de expresidentes-, anunció con lágrimas en los ojos el retiro de su campaña para la Casa Blanca, luego de un desempeño decepcionante en las primarias.

En Carolina del Sur, Trump confirmó en las urnas lo que las encuestas han señalado desde el año pasado: que es el favorito para ganar la nominación de los republicanos en la carrera presidencial. El magnate, que ha conquistado a un electorado que busca un ‘outsider’ antisistema, obtenía un tercio de los votos, seguido del senador de origen cubano Marco Rubio, con el 22,5% y del ultraconservador Ted Cruz, con el 22,3%.

Al congratularse por su victoria en un discurso, Trump se mostró confiado en que parte de los seguidores de sus contrincantes que se han retirado de la carrera apoyen ahora su candidatura. "No es fácil la lucha por la presidencia. Es dura, es desa-gradable, es odiosa. Es bella.

Cuando ganas, es bella. Y vamos a empezar a ganar para mejorar nuestro país", dijo el controversial Trump, que perdió Iowa frente a Cruz, pero ganó holgadamente New Hampshire, los estados que tuvieron primarias antes que Carolina del Sur.

Triunfo necesitado
Hillary Clinton logró una necesitada victoria este sábado frente a su rival Bernie Sanders en los ‘caucus’ (asambleas de votantes) de Nevada.

Pero la mínima diferencia entre ambos candidatos augura unas primarias prolongadas, en medio de una creciente popularidad del senador de Vermont en el país. Clinton obtenía el 52,6% frente al 47,4% para Sanders.
"Algunos pudieron haber dudado de nosotros, pero noso-tros nunca dudamos", dijo Clinton en un discurso en Las Vegas, en el hotel y casino Caesars Palace