Escucha esta nota aquí

La impunidad de los crímenes contra periodistas, la persecución de caricaturistas y la censura son los principales obstáculos que enfrenta la libertad de prensa y expresión en América, de acuerdo con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que concluyó esta semana su reunión semestral en Panamá.

"El primer problema que enfrentan los periodistas en las Américas son los asesinatos", dijo a periodistas el presidente de la SIP, el peruano Gustavo Mohme.

Según el informe de la SIP al que tuvo acceso EL DEBER, en los últimos seis meses ocho periodistas han perdido la vida en América: dos en Colombia, dos en México, dos en Honduras, uno en Perú y uno en Paraguay.

Mohme destaca que la situación más peligrosa la viven los reporteros de zonas apartadas, donde los periodistas están más desprotegidos.
Los asesinatos tienen que ver a veces con el crimen organizado o tienen "tinte político", indicó el directivo.

"Estamos llevando nuestro mensaje solidario y nuestra exigencia de que estos crímenes no queden impunes, porque la impunidad agrava la situación y expone más a los periodistas", añadió Mohme.

En su resolución final, la SIP exige a los gobiernos de Colombia, México, Honduras, Perú y Paraguay no cesar en las investigaciones "hasta dar con los culpables y aplicar con rigurosidad la justicia".

La SIP también es muy crítica con situaciones de censura directa o restricciones legales a los medios por parte de gobiernos de todo el continente, especialmente en Venezuela, Ecuador y Argentina.
"La censura es el arma que utilizan los gobiernos a través de diversas acciones" que representan "cortapisas a la libre difusión" en medios de prensa y en redes sociales, dice el documento final.

Según la SIP, en Ecuador se han aplicado más de 30 sanciones a medios, periodistas y caricaturistas y se han cerrado las cuentas a cinco usuarios de Twitter en los últimos seis meses, mientras que en Venezuela han sido procesados 8 tuiteros.

"Determinados regímenes y países como Venzuela, Ecuador o Argentina persiguen al periodismo, lo acosan o lo restringen a través de legislación y establecen censuras u obligan a la autocensura", manifestó Mohme.
"No podemos permanecer pasivos con las libertades que están siendo cercenadas", añadió.

Estados Unidos no se salva
Las críticas llegaron también al Gobierno estadounidense de Barack Obama.

"Hemos sido muy críticos con el Gobierno norteamericano y con el apresamiento de un periodista por no revelar sus fuentes. Para nosotros la libertad de prensa es un principio, sea el que sea el régimen que la ataque", dijo Mohme.

Control de medios
El control de los medios de comunicación por parte del Estado en Venezuela y Bolivia, la censura y persecución incluso del humor en Ecuador, la violencia en Colombia y las pocas mejorías para los periodistas en Cuba son algunas de las principales preocupaciones actuales de la SIP.

En Argentina, además, el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman "conmueve a sus ciudadanos desde hace un mes y medio" mientras la presidenta Cristina Fernández "embistió contra los medios" por la cobertura de una marcha y los acusa de "llevar a cabo maniobras de desestabilización política", destaca el informe del organismo.

La SIP asegura sobre Venezuela que en el país sudamericano "la hegemonía comunicacional de Estado es un hecho indiscutible".
"Restan pocos medios independientes a quienes les cuesta sobrevivir en medio del deterioro institucional, social y económico", indica el texto sobre Venezuela que se prevé sea aprobado mañana junto a las conclusiones y resoluciones del encuentro.

La SIP asegura que en Venezuela el desempeño periodístico "se imposibilita" porque "es casi nulo el acceso a la información en manos del Estado" y se criminaliza "toda forma de expresión social y política disidente, sea de periodistas, de dirigentes vecinales, estudiantiles o políticos".

En Bolivia, preocupa a la SIP que "ya está en marcha un modelo político enunciado como socialista y comunitario" que "busca la toma definitiva del poder con el dominio total de la economía y los medios de producción, que supone el control en la emisión de ideas, opiniones y mensajes a través de los medios masivos".

Ecuador, entre los más graves
Uno de los más extensos informes por país de la SIP es el de Ecuador, donde numerosos casos mencionados reflejarían que "el derecho a la libertad de expresión enfrenta a dos sectores claramente identificados".

"De un lado, la sociedad que aboga por el libre ejercicio de la palabra y hasta del humor, y por el otro, el oficialismo, con una campaña que busca silenciar y desprestigiar ya no solo a los medios de comunicación, sino a quien ejerce opinión o creen, según esa visión, que hacen oposición", señala la SIP.

Por su parte, el Gobierno ecuatoriano rechazó la evaluación del organismo y advirtió que la SIP intenta intervenir en asuntos internos de los países de la región