Escucha esta nota aquí

El mediodía del 29 de junio la bancada de Unidad Demócrata (UD) tuvo fricciones y estuvo a punto de abandonar el proceso de selección de vocales electorales. Querían dejar todo, pero la diputada Jimena Costa logró mantener el rol opositor en la comisión.

El senador Arturo Murillo era el más radical. Quería que UD?deje el proceso y culpar al MAS de “intentar copar el Órgano Electoral”, según relató una fuente opositora. El legislador nunca participó de las sesiones de comisiones.

Otra voz, más tranquila, fue la de Óscar Ortiz, que pidió limitar el trabajo de UD a “veedores” del proceso. Se decidió por ese camino, aunque Costa y el diputado Víctor Gutiérrez seguían debatiendo.

Al final, se decidió seguir en la calificación, pero la idea es “sacar al menos cuatro vocales” que hagan contrapeso con lo que elija el oficialismo, dijo la fuente.