Hizo un trabajo implacable con Evo Morales como su estratega comunicacional. Fue expulsado de filas masistas en 2015 por cuestionar el alejamiento de gente útil del oficialismo y no de corruptos. En noviembre del año pasado, el refugiado peruano comenzó un nuevo trabajo, pero esta vez con uno de los enemigos políticos de Evo. Trabaja con Samuel Doria Medina, que busca llegar a la presidencia del país.

El propio líder de Unidad Nacional (UN) reveló que Wálter Chávez trabaja en la agencia Gramma, empresa que contrata para su asesoramiento comunicacional y político. Ahora, el exasesor de Evo está inmerso en la campaña por el No y lo hace al lado de Doria Medina. El estratega definió la exclusión de la imagen del empresario en campaña y creó esa idea de que el movimiento ciudadano es la cabeza del No.

El trabajo de Wálter

Así lo confirmó Diego Massi, director general de Gramma, empresa que trabaja con Doria Medina desde hace 18 años: “Lo que hace Wálter es dar las directrices de cómo será la comunicación en la campaña. La recomendación más importante de Wálter es no mostrar el político y mostrar al ciudadano”.

El experto en temas de asesoría comunicacional acotó que Chávez tiene un contrato con Gramma como consultor externo y se creará una unidad de asesoramiento comunicacional y político que estará al mando del exasesor de Morales.

Además, Chávez, al ser parte de Gramma, trabajará en el nuevo perfil político de Doria Medina, ya que la agencia tiene como fin rediseñar al opositor.

“Una segunda etapa tiene que ver con un asesoramiento a largo plazo como político a Doria Medina. Wálter está trabajando para nosotros y obviamente será la cabeza de este trabajo”, reveló Massi.

La vicepresidenta del MAS, Concepción Ortiz, reprochó el traspaso de Chávez a filas de Doria Medina y pidió que se revise su refugio. “Es un traidor, él no pesaba en el MAS en el último tiempo”, protestó