Escucha esta nota aquí

Se acerca la esperada fecha de la boda del príncipe Harry y Meghan Markle, que tendrá lugar el 19 de mayo en la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor. La actriz, como futuro miembro de la Familia Real inglesa, tomó la decisión de bautizarse como muestra de respeto ante el título que ostenta la reina Isabel II como cabeza de la Iglesia de Inglaterra.

Para sorpresa de muchos, Markle fue bautizada el pasado martes en la Iglesia de Inglaterra en una ceremonia secreta, en la capilla real del palacio de St. James. en un acto que duró aproximadamente 45 minutos y fue oficiado por el arzobispo de Canterbury.

Para este paso importante, Markle no estuvo sola. En todo momento estuvo acompañada por su futuro esposo, por el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, aunque ni la reina Isabel II ni el príncipe Guillermo estuvieron presentes.

Meghan Markle se crió como protestante, asistió a una escuela católica y estuvo casada con un judío. Sin embargo, en esta ocasión la actriz abraza el anglicanismo, según informó el diario británico Sunday Times of London. El padre y la madre de Meghan, que se divorciaron cuando tenía tan solo seis años, son protestantes. Cursó sus estudios primarios y secundarios en la escuela privada exclusiva para niñas del Instituto Católico Inmaculado en Los Ángeles, y su primer marido, Trevor Engelson, era judío.