Escucha esta nota aquí

La Fiscalía de Santa Cruz informó de que los investigadores de la Unidad de Víctimas Especiales (UVE) rechazaron la denuncia que interpuso el martes la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, en contra del senador Arturo Murillo por un supuesto acoso político y por difamación, luego de que el congresista nacional pidiera que se investigue un presunto caso de tráfico de influencias en la contratación realizada, en 2014, por la Secretaría de Parques y Jardines de la Alcaldía por Bs 37,6 millones de la empresa ITC Servicios, representada por un cuñado de la autoridad.

Así lo confirmó ayer Gómer Padilla, fiscal departamental de Santa Cruz, quien agregó que la investigación del caso prosigue y está en manos de la Unidad Anticorrupción.
“Han analizado (la denuncia) la Unidad de Víctimas Especiales y los fiscales corporativos, y han establecido su desestimación. (...) No tiene el sustento importante para ser admitida y proseguir una investigación en primera instancia”, manifestó el fiscal Padilla.

Por otra parte, el fiscal anticorrupción Iván Ortiz aguarda la documentación de los contratos del municipio donde figura Mario Alberto Bruun Paz, familiar político de Sosa. El primero es el de ITC?Servicios y data de diciembre de 2014. El segundo es de octubre de 2015, por el alquiler a la comuna de un bien inmueble de propiedad del mismo empresario, que fue firmado por su apoderada Carla Sofía Bruun.

Las reacciones
EL DEBER solicitó ayer una entrevista con la titular del Concejo para conocer su opinión sobre esta decisión de la Fiscalía y otros temas relacionados con los contratos, pero hasta el cierre de esta edición no respondió al cuestionario que se le envió, tal como pidieron sus colaboradores de prensa.

Se buscó el punto de vista de los abogados patrocinadores de Sosa, Carlos Subirana y Milton Vaca. Subirana contestó su teléfono, pero dijo que estaba en el Plan Tres Mil y que no podía atender la consulta de este diario, mientras que Vaca no respondió el número de teléfono que ofreció para este caso.

Murillo, por su lado, celebró la decisión de la Fiscalía de desestimar una causa que, a su juicio, “no tenía pies ni cabeza” y de seguir la investigación de supues to tráfico de influencias.

El senador también respondió a la invitación que le hizo Bruun Paz de ir a su oficina para revisar los contratos observados. “No tengo nada que hacer en su oficina, que él vaya a la justicia”, expresó.
Por su lado, el diputado del MAS, Henry Cabrera, insistió en la necesidad de iniciar una investigación congresal, vía comisión de Autonomías