Escucha esta nota aquí

Es ecuatoriano, se formó en Alemania, dirigió todas las categorías en su país y ahora está en Bolivia. Sixto Rafael Vizuete busca darle consistencia a la sub-20 de cara al Sudamericano de Chile y formar la base para el sub-17 de Perú. El técnico confirmó que se irán de gira este 24, con el objetivo de ganar aplomo ahora que la FBF aseguró 11 partidos (cuatro en Perú, cinco en Ecuador y tres en Venezuela). Aclara, por si acaso, que en su manera de trabajar no existen los ‘padrinazgos’. “Acá van a jugar los mejores”, dice con firmeza.

Usted ha recomendado roce, ¿está confirmada la gira?

Escuché por ahí que es la primera vez que se hará una gira internacional -con una docena de partidos-, previo a un torneo como el sub-20 de Chile y la verdad que me resisto a creerlo. Para nosotros es muy importante este torneo, porque se trata de un Sudamericano que te brinda la posibilidad de asistir a un Mundial, a unos Juegos Panamericanos y a unas Olimpiadas. Se da gracias al apoyo del presidente (César Salinas), que tiene otra visión, porque a los futbolistas jóvenes les hace falta partidos afuera, previo a una competencia.

–¿Cuánto de ayuda traerá tener roce fuera del país?

En un torneo Sudamericano usted no tiene que dudar en la alineación del primer partido porque son solo tres y si se pierde en el primero, se está prácticamente eliminado. Tenemos que comenzar ganando y es por ello que previo al torneo jugaremos tres partidos en Lima, cinco en Quito con equipos profesionales, además de un cuadrangular en Venezuela con Ecuador, Perú y la selección local. Tenemos que comenzar ganando y es por ello que habrá una competencia previa y, cuando retornemos, vamos a apuntar a rematar en los microciclos en diciembre para, a partir de enero, viajar al torneo sin ninguna duda en la alineación.

 ¿Son los partidos ideales para llegar bien?

Si hubiéramos comenzado en enero, hasta este momento ya tendríamos unos 10 partidos; nos estamos quedando un poquito y es por eso que vamos a apresurarnos. Sería formidable tener 25 partidos, ese es el objetivo, pero veremos.

 ¿La lista que hoy maneja es modificable, tomando en cuenta el sub-19 que se juega?

Lógicamente. Tenemos gente que está colaborando directamente con la FBF. Uno, en ocasiones, quisiera partirse en cuatro para ir a un departamento o al otro y también estar acá (Cochabamba). Pero yo no voy a descuidar a la selección por observar, porque tengo que mirar muchos aspectos para seleccionar jugadores. Primero, que hayan tenido proceso, que hubieran jugado sub-15, sub-17 o sub-20, porque así habrá tenido competencia internacional. Los jugadores que han hecho proceso tienen por delante un trabajo estructurado y minutos de juego a escala internacional. Eso hay que ponerlo en la balanza con alguien que destaca sin haber formado parte de algún proceso o, por decirlo, alguien que recién se destaca a los 18 o 19 queriendo formar parte de una selección nacional.

 ¿Pero qué pasa si alguien sobresale sin haber jugado un solo Sudamericano?

Sería excepcional, porque hoy la parte táctica para jugar un torneo, como un Sudamericano, es muy avanzada y ellos (quienes han jugado antes), mal o bien, lógicamente que han trabajado. No es lo mismo haber jugado internacionalmente que haber competido con equipos de una sola región. Entonces, lo veo un poco complicado que se traiga a jugadores; claro que pueden tener la habilidad, la capacidad, pero no el nivel de competencia que se requiere hoy.

 ¿Y qué pasa con la sub-17?

Es igual y vamos a seguir trabajando, más allá que estamos contra el tiempo. Pero aquí sí vamos a mirar un poco más porque en la sub-17 sí se iniciará un proceso. Ojalá que podamos estar hasta 2021, porque a ellos sí los vamos a poder traer de sus departamentos porque estos chicos recién comenzarán a consolidar y perfeccionar todas las enseñanzas. A diferencia de la sub-20, con la sub-17 no apuntamos a que sí o sí tiene que clasificarse en un Mundial. No puede ser que alguien venga para graduarse como futbolista sin haber jugado en un equipo profesional y, si ha sido así, no veo las condiciones para que juegue en una selección, así sea que tenga la habilidad y actitud, porque hasta la adaptación a los compañeros cuenta. Insisto, no es lo mismo que alguien que hubiera tenido roce en equipos profesionales. Nosotros vamos a representar a un país y tengo que ver a los mejores hombres, porque, aclaro, no voy a tener compromisos con nadie, les voy a dar la oportunidad a los que vengan, pero si no tienen nivel, lastimosamente se tendrán que ir.

 ¿Cómo ha visto a los bolivianos en la parte física?

Hay posibilidades de pensar y soñar. Han crecido los muchachos, tienen buena estatura, habilidad y buen pie, pero lo que les falta es consolidarlo. Se van a graduar de futbolista a los 19, cuando en realidad ellos ya deberían estar jugando en un equipo de primera y siendo titulares. Nosotros queremos darle al fútbol boliviano el estatus que se merece. Sueño en grande porque creo que sí hay elemento, no es que no se trabajó, se lo hizo en todos los departamentos y ratifico que jugarán los mejores por más que tenga que incluir en una alineación cinco de Santa Cruz o de Cochabamba o de donde sea; van a jugar los mejores.

 En la sub-20, ¿avanzando hasta dónde se sentirá satisfecho?

Mi primera meta es estar entre los seis mejores de Sudamérica, porque los primeros seis ya tienen un campeonato ganado y si Dios quiere, pasar un poco más y clasificarnos para un Mundial.

 ¿Ha encontrado apoyo?

El presidente (César Salinas) tiene otra visión y para él está claro qué es lo que se tiene que hacer para mejorar el fútbol y su apoyo es importante. Basta con solo saber que nosotros vamos a salir el 24 a una gira de un mes para cumplir partidos internacionales. Y todo sin escatimar esfuerzos, apoyando económicamente a esta selección, haciendo algo que nunca antes se hizo. Es solo por poner ese ejemplo de la visión que hoy se tiene.

¿Qué es lo que más le preocupa?

Los campeonatos cortos; en realidad los torneos de nivel no existen. Por qué se lo digo, porque los equipos profesionales deben reorganizarse y para el próximo año están obligados por un mandato de Conmebol, que además dice que deben tener un equipo femenino. Entonces, al estar obligados sí o sí vas a tener que salir. El fútbol boliviano mejorará si es que nosotros damos campeonatos duraderos jugando en sub-16, 18, reserva hasta llegar a la profesional. El segundo paso es que vamos a ver a los mejores elementos y los vamos a llevar a las selecciones para darles la oportunidad de competir internacionalmente. Eso es lo que nos falta, competencia interna y competencia afuera.

¿Y qué le ha sorprendido?

El nivel técnico, son muchachos de buena técnica y buen pie. Nosotros tenemos que adentrarnos en la idiosincrasia y conformar un modelo basado en las habilidades de ellos. Eso es lo que estoy haciendo, darles funcionamiento para luego explotarlos -de acuerdo a nuestro modelo- en cada uno de los puestos. El mejor elemento estará porque yo no tengo compromisos con nadie y no voy a declinar en mi posición porque toda la vida actué de esa manera y no me van a cambiar. Que si un recomendado, que si un sobrino... ¡no! Acá tiene que jugar el mejor y llevaré al Sudamericano a los mejores.