Escucha esta nota aquí

Vladimir Sprinchan fue nombrado en julio de 2017 embajador extraordinario de Rusia en Bolivia. Experto en relaciones internacionales y conocedor de la realidad latinoamericana, el diplomático habló con EL DEBER sobre las claves de las relaciones entre Rusia y Bolivia, además de las próximas elecciones presidenciales en su país y la intervención rusa en el conflicto militar en Siria. 

Se ha confirmado la próxima visita de Evo Morales a Rusia, donde se reunirá con el presidente Vladimir Putin. ¿Qué implicancia tendrá dicha visita?
Sin duda, será un encuentro histórico, sin duda. Ambos analizarán el estado de las relaciones entre Rusia y Bolivia en las esferas económica, humanitaria, comercial y cooperación diplomática. 

Queremos que el presidente Morales participe de la inauguración del Mundial de Fútbol. Este encuentro se celebrará después de siete años del último encuentro. Será muy importante para impulsar las relaciones entre ambos países. 

Bolivia está muy interesada en el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos. ¿Cómo participa Rusia en este proyecto y qué plazos tiene para su ejecución?

- Vamos a desarrollar un centro de investigaciones nucleares que se va a construir en El Alto. Además, se establecerá una planta de producción de materiales para centros nucleares en Argentina. La planta estará lista en 2019, para comenzar a trabajar en 2021. Todo se hará con tecnología rusa, en cooperación con centros de medicina nuclear argentinos. 

La planta desarrollará isotopos especiales necesarios para la medicina nuclear. Este proyecto se hará tras un acuerdo preventivo con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA o IAEA, por su sigla en inglés), una entidad de la ONU. Sin eso no será posible construir nada.

 ¿Qué otras áreas se desarrollarán en el marco de esta relación?
Estamos impulsando la construcción de automóviles con motores a gas natural. 
La empresa rusa Gazprom propone establecer una planta para ensamblar vehículos de alto tonelaje (camiones, autobuses) con motores con gas. 

También queremos construir plantas de conversión de gas a líquidos para instalar con YPFB un nuevo sistema de provisión de servicios de gas. 

 ¿También se avanzó en la cooperación militar?
Estamos analizando la necesidad que tiene la parte boliviana y las posibilidades rusas. Existe un acuerdo de intercambio de cooperación técnico-militar entre ambos países. 

Los ministerios de Defensa están viendo cómo se puede dar la exportación de armas y tecnología militar.

Los rusos van a las urnas el 18 de marzo. ¿Qué está en juego en estas elecciones?
Nosotros no solo elegimos un presidente, sino también la vía de desarrollo para el país. Los rusos tendrán que votar por aquella opción que permita desarrollar al país y mejorar la vida de la gente. 

Tenemos que votar por la opción que permita mejorar las relaciones con los países que hoy están en desbalance con Rusia. Por eso, en primer lugar está el programa del candidato antes que la figura misma.

El presidente Vladimir Putin va por la re-reelección el 18 de marzo, después de gobernar más de una década y en medio de fuertes cuestionamientos a la neutralización de la oposición política. ¿Hay una verdadera democracia en Rusia?
Es cierto que el presidente Vladimir Putin estuvo 16 años en el poder, pero no como presidente únicamente. Según nuestra Constitución, cada presidente puede realizar dos gestiones seguidas bajo estricto cumplimiento de la ley. 

Tuvo dos gestiones gubernamentales: 2000-2004 y 2004-2008. Y ahora es presidente desde 2014 y va por una segunda gestión. Esto no viola la normativa rusa porque hubo otro gobierno en el medio.

Es cierto que uno de los candidatos de la oposición fue detenido, pero hay otros ocho candidatos que van a participar, varios bastante conocidos. Pero estos no representan programas tan sólidos como el que plantea Putin. Rusia tiene una democracia sólida desde todo punto de vista.

El Mundial de Fútbol, para qué le va a servir a Rusia. ¿Es solo un evento deportivo? ¿O también esperan mostrar otra cara de Rusia?
El Mundial tiene mucha importancia para Rusia, especialmente porque queremos mostrar que somos un país pacífico que puede organizar un evento deportivo internacional pacífico y limpio. Y que puede recibir huéspedes de todo el mundo. El presidente Putin ha dicho que el Mundial es como la cita olímpica, porque lo principal no es ganar, sino participar. Queremos mostrar nuestra cultura, arquitectura, historia, tradiciones y comidas. El evento se va a celebrar en 12 ciudades, cada una con su propia identidad cultural.

La participación de Rusia en la guerra interna en Siria ha sido muy polémica. ¿Cómo ve la acción de su país en estos conflictos armados?
Rusia fue invitada por el Gobierno legalmente establecido en Damasco para combatir a las organizaciones terroristas islámicas. Hay que recordar que Rusia impulsó en Ginebra (Suiza) un proceso de reconciliación entre las partes involucradas en el conflicto sirio. 

Otro más se abrió en Astaná, la capital de Kazajistán. Allí se reunieron representantes de los grupos armados, de los rebeldes y del Gobierno sirio para presentar propuestas para resolver la guerra civil en Siria. 

No hay que olvidar que tres cuartas partes de Siria estuvieron ocupadas por el Estado Islámico. Rusia ayuda al Gobierno de Bashar Al Assad para combatir el terrorismo. 

Todo se hizo en coordinación con Estados Unidos. Los terroristas son enemigos de todos. Llegamos a establecer un Estado Mayor conjunto entre rusos y estadounidenses; sin embargo, algunos políticos estadounidenses señalaron que prefieren defender a los grupos rebeldes en un territorio muy pequeño en Guta Oriental. Esto apuntaba a establecer un nuevo foco de conflicto. 

La ONU ha rogado a Siria y a Rusia que detengan los bombardeos porque están matando a civiles. ¿Por qué no acceden a esta petición?

En el Consejo de Seguridad de la ONU se está trabajando para acceder a esta petición humanitaria. Es un conflicto muy complejo, donde hay muchos intereses en juego. 

Perfil

Nombramiento
Por el decreto 338 del presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, el 26 de julio de 2017 Vladimir Sprinchan fue nombrado con el cargo del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación de Rusia en Bolivia. 

Antecedentes
Sprinchan nació en 1957. En 1985 se graduó del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. En 1999 terminó sus estudios en la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia. Tiene dominio del rumano, el inglés y el español.