Escucha esta nota aquí

Cinco líneas de micros han invertido $us 1,6 millones en la compra de 19 buses modernos, que cuentan con acondicionadores de aire y puertas de ingreso y descenso diferenciadas. La inversión está cambiando el servicio; sin embargo, este aún es caótico y la falta de educación vial de transportistas y de usuarios es evidente.

El costo promedio de cada uno de estos motorizados es de $us 85.000. Su valor varía de acuerdo al fabricante, al modelo y al equipamiento. La innovación comenzó con buses de fabricación china, pero ahora 12 de los 19 micros que hay en la ciudad son brasileños y las nuevas inversiones van por este mismo camino.

El servicio de estas nuevas unidades del transporte urbano se inició con los buses que prestan servicio en el primer anillo, conocidos como Chuturubí, que en octubre cumplieron un año operando. Esta línea cuenta con una decena de estos vehículos, tres de fabricación china y siete, brasileña.

Según su dirigencia, la tendencia es que sus socios renueven toda la flota de motorizados para dar un mejor servicio.

Detrás de ellos están los micros de la línea que circula por el segundo anillo. Allí estos rodados fueron ‘bautizados’ con elnombre de Tiluchi y ahora ya suman seis; su implementación se hizo en abril de este año. Dos son chinos y cuatro de Brasil.

Algunos socios de esta línea ya adquirieron cuatro buses más, que se sumarán a los seis existentes. Circularán desde 2016.
Las cooperativas de transporte que trabajan en el cuarto y el sexto anillo, iniciaron la adquisición de los nuevos rodados.

Jaime Jesús Suárez, fiscal de línea del sexto anillo que opera con el número 121, explicó que de momento ellos solo tienen un bus de dos puertas. “Es la inversión de uno de los socios, pero hay otros que están tramitando préstamos para contar con más buses”, aseguró el dirigente.
Estos micros tienen por nombre Jichi y se espera que en 2016 se sumen al menos cinco más.

En el cuarto anillo las cosas son diferentes. Allí circula un micro de dos puertas llamado Boquerón. La cooperativa de transporte Héroes del Chaco, que tiene control en esta ruta, adquirió el bus de fabricación china con el aporte de todos los socios y se prepara para comprar otro en 2016.

Wilfredo Perka, fiscal de esta línea, dijo que el vehículo opera desde abril y, aunque su rendimiento ha sido aceptable, los socios decidieron adquirir un nuevo bus pero esta vez de fabricación brasileña, a gas y con acondicionador de aire.

A estas cuatro empresas que recorren solo circunvalaciones de la ciudad, se suma el bus que opera en la línea 44. Su recorrido es distinto, ya que pasa por los mercados, la terminal de buses y ‘corta’ la urbe entre la zona del cambódromo y el kilómetro 9 de la carretera a La Guardia. Los socios también están atentos a la compra de nuevas unidades, aunque aún no hay tanto convencimiento como en los otros operadores.

Seguridad jurídica
Si bien los dirigentes de las líneas reconocen que deben cambiar sus unidades de trabajo, todos insisten en pedir que la Alcaldía les dé seguridad jurídica en las rutas que operan.

Róger Gonzales, titular de la Federación 16 de Noviembre que aglutina a más del 80% de los micros de la ciudad, dijo que la comuna debe asegurarles el uso de las rutas para seguir realizando inversiones. “Conseguir créditos bancarios es complicado para los transportistas, por la falta de seguridad jurídica y porque somos considerados un oficio de alto riesgo”, apuntó el dirigente.

Ramiro Rojas, dirigente de la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte, que controla el restante 20% de las líneas de micros, señaló que ellos piden a sus socios renovar sus rodados, pero tropiezan con el problema de la seguridad jurídica.

Alberto Moreira, director de Tráfico y Transporte de la Alcaldía, explicó que la comuna no puede dar seguridad jurídica a los transportistas en los términos que ellos piden y señaló que no cree que el sistema bancario exija esto para facilitarles créditos.

Según Moreira, la Alcaldía trabaja con la cooperación japonesa para implementar un reordenamiento del servicio, pero aclaró que este trabajo no significará cortar la cabeza de nadie y que, por el contrario, la municipalidad espera del sector más renovación