Escucha esta nota aquí

Por decisión propia, Ramiro Paredes, vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), optó por tomar vacaciones, antes de que la sala plena del organismo discuta una posible sanción en su contra por haber festejado su cumpleaños días previos a las elecciones subnacionales con un grupo de militantes del Movimiento al Socialismo (MAS), todos uniformados para la fiesta con el vestuario azul distintivo del u partido.

En un escueto contacto telefónico, la agencia ANF consultó a Paredes si no estaba de vacaciones, en alusión a la sanción aplicada semanas atrás a su colega la vocal Dina Chuquimia, a quien la sala plena forzó a vacacionar luego de retuitear de manera reiterada los mensajes del excandidato a la alcaldía de La Paz, Guillermo Mendoza en plena campaña electoral. Paredes respondió: "que no se me malentienda, por decisión propia estoy saliendo de vacaciones, estoy haciendo uso de mis derechos".

Sin embargo no quiso hacer ninguna mención a su situación, luego que en días pasados admitiera que el 12 de marzo, día de su cumpleaños, un amigo, de nombre Jaime Choque Manzaneda, líder de los "Inti Cocos", le preparó una fiesta en un local de la ciudad de La Paz a la que asistió "ingenuamente", sin pensar que ahí estaría un grupo, según él, de desconocidos vestidos con distintivos del partido gobernante.

De acuerdo a versiones extraoficiales, la sala plena del TSE, en ausencia de la vocal Chuquimia, se reunió la tarde de este miércoles para analizar la denuncia en contra de Paredes, basada en el artículo 21 de la Ley 018 del Órgano Electoral, que establece que un vocal perderá sus funciones por la comisión de alguna "falta muy grave".

En el artículo 91 de la misma norma se detalla como falta muy grave "adoptar militancia partidaria o realizar activismo político comprobado en el ejercicio de sus funciones".

Chuquimia también salió de vacaciones tras ser acusada de haber retuiteado un comentario de un dirigente masista.