Escucha esta nota aquí

Vecinos denuncian que unos 20 barrios, desde hace 19 años, tienen que lidiar con malos olores y con enfermedades en la piel y en las vías respiratorias, esto por estar situados cerca a Normandía, zona en la que está instalado el botadero de basura. 

Alfredo Encinas, dirigente de la zona, dijo a EL DEBER que son  cerca de 5.000 familias las que viven alrededor del basurero municipal, destino final de la basura que producen los habitantes de la ciudad de Santa Cruz. Señala que esta situación es la que los ha obligado a bloquear el ingreso a Normandía, como medida de protesta para presionar a las autoridades a que trasladen el vertedero a un lugar menos habitado. 

Encinas sostiene que ya han agotado las instancias del diálogo y que los vecinos han decidido que esa ruta permanecerá cortada hasta que reciban una respuesta favorable de las autoridades.

Agregó que esta preocupación vecinal también fue transmitida, mediante un documento, al Ministerio de Salud pero, tanto esta cartera de Estado como el Gobierno Municipal de Santa Cruz, hasta el momento no se han abierto al diálogo.

“Son 19 años que vivimos aquí y vivimos contaminados, no solo los niños tienen hongos en los pies, también los adultos y no desaparecen, porque estamos obligados a vivir en medio de la basura”, expresó.

A decir de Encinas, de la Empresa Municipal de Aseo Urbano (Emacruz), este lunes, recibieron amenazas. Les dijeron que no habrá protesta que haga que el vertedero municipal cambie de lugar.

"El bloqueo es un atentado a la salud"

El gerente de Emacruz, Jhonny Bowles, rechazó que él o funcionarios de la institución que preside hayan amenazado a los vecinos. Dijo que el lunes había intentado dialogar con los bloqueadores, en presencia de una decena de policías, pero hicieron oídos sordos.

Sobre el pedido de cerrar el botadero de basura, Bowles explicó que eso no se lo puede realizar "de la noche a la mañana" porque depende de una auditoría ambiental y un Estudio Integral Técnico Económico Social y Ambiental (TESA), que lo está ejecutando la comuna cruceña en coordinación con la Gobernación de Santa Cruz.

Bowles, además sostuvo que el rellenado sanitario del vertedero no es un proceso a corto tiempo, sino que puede demorar entre 15 y 20 años. "El bloqueo que están realizando es un atentado a la salud, ahora mismo están varadas 1.360 toneladas de basura del lunes que genera la ciudad y por ese daño ¿quien responde?", cuestionó.

El gerente de Emacruz también indicó que pedirán al Comando Departamental de la Policía que intervenga para liberar esa ruta, si es que  los vecinos no quieren suspender el bloqueo por la vía del diálogo, recurso al que apelará en el transcurso de la mañana. 

?