Escucha esta nota aquí

¿Cómo cree usted que sería la charla entre cinco jóvenes diseñadores de modas? Pues le contamos que muy entretenida, porque no solo hablan de telas, hilos y vestidos, sino de todo. Desde cómo era Santa Cruz en el pasado, hasta la vigencia de las redes.

Nuestro reciente Café de la Siesta fue muy especial, pues nos visitaron algunos integrantes de dinastías de la costura cruceña y un paceño que vive en tierra camba y trabaja por el reconocimiento de la moda boliviana.

Se sentaron alrededor de nuestra mesa Éricka Suárez Weise, Miguel Escalante Flambury, Juan Carlos Pereira y las hermanas Paola y Carla Fiorillo Bonacelli, que fueron recibidos por la editora de Sociales, Sandra Quiroga.

Éricka Suárez Weise y Juan Carlos Pereira

Se sirvieron de todo un poco, desde cuñapés, empanadas de arroz hasta masaco de yuca y plátano con café, y luego una refrescante chicha camba.

Cuatro de los invitados tienen historias con muchos aspectos en común, y es que son hijos de reconocidas diseñadoras de modas cruceñas. La madre de Éricka es Érika Weise; de Miguel, Marlene Flambury (+), y de Paola y Carla, Consuelo Bonacelli. De ellas heredaron el oficio de la costura.

“Cuando pienso en mi niñez se vienen a mi mente telas, hilos, tijeras y el olor a pegamento que era utilizado en época de Carnaval”, contó Éricka, que ha vestido a Selenis Leyva, actriz de la serie Orange is the new black. 

Paola y Carla Fiorillo, con Miguel Escalante


Las hermanas Fiorillo dijeron que la mayoría de sus recuerdos están relacionados con el taller, ayudando a su madre. Igualmente Miguel expresó que la moda siempre estuvo en su vida, por lo que sin darse cuenta ya estaba involucrado con este trabajo, que lo apasiona tanto.


Y Juan Carlos manifestó que su madre compraba revistas de modas y a él le gustaba verlas, lo mismo visitar los lugares donde vendían telas. Y como siempre fue un apasionado por el arte, su paso a la moda fue casi algo natural.


Escuchando conversar a los cuatro percibimos que la moda boliviana tiene buen futuro, que además del talento que poseen y que lo demuestran con sus creaciones, están empeñados en difundir su trabajo y el de sus colegas en vitrinas internacionales.


Éricka y Juan Carlos, que pertenecen a Diseñadores y Autores Bolivianos (DAB), una plataforma que incentiva la moda nacional en el exterior, contaron que estaban gratamente sorprendidos por la cobertura y repercusión internacional del evento que realizaron en Santa Cruz.


Como se costura un vestido a medida, con entusiasmo y talento,  entre anécdotas y la amena tertulia, el tiempo se pasó volando. Pero nuestros invitados prometieron que volverán, y los esperaremos.